En Hong Kong se esperaba que unas 200.000 personas participaran durante la noche en una velada conmemorativa del evento

 4 junio, 2014

Pekín.

Las autoridades comunistas chinas impusieron este miércoles un férreo dispositivo de seguridad en torno a la plaza Tiananmen, para impedir cualquier intento de conmemoración de la feroz represión de la "primavera de Pekín" hace 25 años.

Al mismo tiempo, Washington pidió la liberación de decenas de chinos detenidos preventivamente antes de este aniversario.

En Hong Kong se esperaba que unas 200.000 personas participaran durante la noche en una velada conmemorativa del evento. Esta cita anual en la antigua colonia británica destaca particularmente en esta ocasión porque en Pekín está más severamente censurada este año, como en cada aniversario múltiple de cinco o 10 años.

Al menos 66 personas fueron detenidas, puestas en arresto domiciliario o enviadas fuera de la capital al acercarse la fecha el 4 de junio, según Amnistía Internacional. La policía amenazó a la prensa extranjera con represalias si trataba de cubrir el 25 aniversario.

El acceso a la céntrica plaza Tiananmen este miércoles estaba controlado por las fuerzas de seguridad que verificaban la identidad de los chinos y de los turistas extranjeros.

Policías paramilitares marchan en la plaza de Tiananmen después de una ceremonia de la bandera para bajar en la Plaza de Tiananmen en Pekín.
Policías paramilitares marchan en la plaza de Tiananmen después de una ceremonia de la bandera para bajar en la Plaza de Tiananmen en Pekín.

Durante la noche del 3 al 4 de junio de 1989, la plaza Tiananmen, el lugar más solemne del país situado frente a la entrada de la Ciudad Prohibida, fue escenario de la represión militar más sangrienta de un movimiento popular en Pekín desde la creación del régimen comunista.

Decenas de miles de soldados, apoyados por cientos de tanques, tomaron posesión de la plaza, ocupada desde hacía siete semanas por los estudiantes y la población, que reclamaban libertad y democracia. El asalto dejó cientos de muertos y puede que hasta más de 1.000, según fuentes independientes.

Cualquier referencia a los eventos está estrictamente prohibida y censurada, y parte de la juventud china ha crecido en una ignorancia total de los hechos.

Frente a la Universidad de Beida, de donde salió el movimiento, un estudiante veinteañero preguntado el miércoles por la mañana por un periodista de la AFP acerca de estos acontecimientos, respondió: "sobre este caso, no estoy muy al corriente", antes de eclipsarse rápidamente.

Más lejos, una pareja de estudiantes de Dalian (este), de visita a Pekín, se mostraba dividida.

"¿El qué? ¿Cuándo, en 1989?", preguntó el chico, Jiang, visiblemente perdido. Su amiga, Cui, confesó: "Yo sé, he oído hablar de ello. ¿No será ese movimiento estudiantil sobre (el entonces dirigente chino) Deng Xiaoping? Pero no lo entiendo todo. íNi siquiera habíamos nacido!".

En el resto de la capital, donde ya se habían reforzado las medidas de seguridad después de una serie de atentados en todo el país atribuidos a fundamentalistas de la región musulmana de Xinjiang (oeste), miles de policías patrullaban, algunos equipados con armas automáticas nuevas.

Hecho muy poco habitual, un editorial del diario oficial Global Times mencionó el miércoles los acontecimientos de 1989 -solo en su edición en inglés- al asegurar que "la sociedad china nunca olvidó el incidente de hace 25 años". Pero "se acuerda de lo pobre que era el país" en 1989, mientras que hoy, "se ha convertido en la segunda economía mundial".

"Si China acalló las informaciones relativas a Tiananmen, fue para influenciar positivamente el desarrollo armonioso de las reformas y de la apertura", aseguró el diario.

En dos cartas abiertas hechas públicas el miércoles, más de 200 sinólogos occidentales y asiáticos pidieron a las autoridades chinas la liberación de militantes chinos encarcelados en vísperas del aniversario.

Unos 80 de ellos, dirigiéndose al presidente chino Xi Jinping, pidieron la liberación de cinco intelectuales detenidos a principios de mayo por haber participado en un "seminario" privado sobre Tiananmen en un apartamento pekinés.

El martes, Estados Unidos también pidió a China que liberara a todos los militantes encarcelados de cara al aniversario.

"Hemos llamado claramente a las autoridades chinas a liberar a todos los militantes, periodistas y juristas que han sido encarcelados al acercarse el 25 aniversario" de Tiananmen, declaró Marie Harf, la portavoz del departamento de Estado.

Etiquetado como: