Asumirá Malcolm Turnbull, que era el ministro de comunicación

 14 septiembre, 2015
A la izquierda el depuesto primer ministro de Australia, Tony Abbott. A la derecha el magnate Malcolm Turnbull, quien asume el puesto
A la izquierda el depuesto primer ministro de Australia, Tony Abbott. A la derecha el magnate Malcolm Turnbull, quien asume el puesto

Canberra

El primer ministro australiano, Tony Abbott, fue depuesto de su cargo, este lunes, en una votación en el seno de su coalición, que lo apartó de su cargo como líder de la formación, después de dos años en el poder.

Abbott quedó relegado tras perder una votación de censura impulsada por el magnate Malcolm Turnbull por 54 contra 44.

Así Turnbull, de 60 años, que se convertirá en el nuevo primer ministro de Australia, explicó que llevó a cabo la acción para deponer a Abbott ante su creciente impopularidad, que aumentaba las posibilidades de que perdieran las próximas elecciones.

La disputa entre Turnbull y Abbott se remonta a 2009, cuando Abbott le apartó del frente de la formación por un solo voto en una moción de confianza forzada tras su decisión de apoyar el plan para la reducción de emisiones de carbono del entonces Gobierno laborista.

Turnbull se graduó en Derecho en la Universidad de Sídney y en la de Oxford, y trabajó como periodista y abogado antes de iniciar una carrera como banquero e inversor.

Esta actividad profesional le permitió amasar una fortuna estimada en $133 millones australianos ($94 millones de EE. UU.) , lo que le convirtió en el parlamentario australiano más rico entre 2005 y 2013.

En 1993, se convirtió en líder del Movimiento Australiano Republicano, cargo que abandonó en 2000, un año después de implicarse en la celebración de un referendo para que la reina Isabel II de Inglaterra dejará de ser la jefa de Estado del país.

Turnbull inició su carrera política con los liberales en 2002, primero como tesorero de la formación y luego como diputado en el Parlamento, escaño que logró dos años después.

En 2006, fue nombrado ministro de Medio Ambiente en el Gobierno conservador de John Howard, cargo que desempeño hasta las elecciones del año siguiente en las que se impusieron los laboristas.

En la campaña de esos comicios, en los que revalidó el escaño, se mostró partidario de ofrecer a las parejas homosexuales el derecho a recibir las mismas compensaciones en caso de fallecimiento, y en 2012 abogó por el pleno reconocimiento de estas uniones civiles.

Tras la derrota conservadora, Turnbull fue nombrado en 2008 líder del Partido Liberal, días antes de convertirse en el primer dirigente de esta formación que admitía haber fumado marihuana de joven, lo que entonces calificó como "una muy mala idea".

En noviembre de 2009, ordenó a su partido dar apoyo al plan del Gobierno laborista de Kevin Rudd para reducir las emisiones de carbono, pese a la abierta oposición de varios de sus diputados, que acabaron relevándolo en el cargo por Tony Abbott en una moción de confianza.

Abbott le nombró ministro de Comunicaciones de su Gobierno tras ganar las elecciones en setiembre de 2013, cargó que abandonó, horas antes de pasar cuentas con su viejo rival.