El primer dirigente chino nacido después de la fundación del régimen de Mao, en 1949, e hijo de un héroe revolucionario

 14 marzo, 2013

Pekín (AFP). El parlamento chino eligió hoy presidente de la república a Xi Jinping, una formalidad para el nuevo jefe del Partido Comunista (PCC) que concluye la transición abierta en noviembre pasado en la jefatura de la segunda potencia económica mundial.

“Anuncio ahora que el camarada Xi Jinping ha sido escogido como presidente de la República Popular de China”, declaró Liu Yunshan, un alto responsable del PCC, que presidía la sesión de la Asamblea Nacional Popular (ANP, parlamento), televisada en directo.

Al asumir el título de jefe del Estado, Xi Jinping, de 59 años, representará a China a nivel internacional y tendrá las riendas del poder durante los próximos diez años.

Xi Jinping sucede a Hu Jintao al frente de la segunda potencia mundial, y contará con Li Keqiang como primer ministro, cuya designación por la Asamblea Nacional Popular (ANP, parlamento) está prevista para mañana. Li Keqiang sucederá a Wen Jiabao.

Elegido jefe del PCC durante su 18º congreso en noviembre, Xi Jinping tenía automáticamente que asumir la presidencia de la república, ya que todos los órganos del Estado chino están sometidos al partido comunista.

Su primer viaje al extranjero en calidad de presidente de la república está previsto para finales de mes con una visita oficial a Moscú seguida de una gira por África.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, felicitó hoy a Xi y deseó “relaciones mutuamente beneficiosas” entre los dos países. Desde hace meses, las relaciones entre los dos países no atraviesan por un buen momento debido a un conflicto territorial por unas islas situadas en el mar de China Oriental.

Primer dirigente nacido después de la fundación del régimen de Mao en 1949, es hijo de un héroe revolucionario y es por ello uno de los “príncipes rojos” de la nomenclatura de la segunda potencia mundial.

La vicepresidencia fue para un miembro del buró político que tiene fama de reformista, Li Yuanchao, quien se impuso ante el favorito, Liu Yunshan, un conservador encargado desde hace diez años de la propaganda y la ideología.