Para detractores la medida amenaza las libertades individuales

 5 julio, 2012
 Miembros del partido Verde en el Parlamento europeo celebraron ayer el rechazo del tratado antipiratería. | AP
Miembros del partido Verde en el Parlamento europeo celebraron ayer el rechazo del tratado antipiratería. | AP

Estrasburgo. AFP. El Parlamento Europeo (PE) rechazó definitivamente, por una inmensa mayoría, el tratado antipiratería ACTA, enterrando así este acuerdo internacional que, según sus detractores, amenaza las libertades individuales, en particular la de millones de internautas.

En total 478 parlamentarios votaron en contra, 39 a favor y 165 se abstuvieron, dando un revés a la Comisión Europea, que deseaba firmar este texto para defender los intereses de las empresas víctimas de la piratería y de la falsificación.

“Acepto la decisión del Parlamento Europeo (...) La Comisión Europea seguirá trabajando para obtener asesoramiento legal del Tribunal de Justicia Europeo para confirmar si el acuerdo perjudica los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos, entre ellos la libertad de expresión”, opinó el comisario de Comercio, Karel de Gutch, en un comunicado.

El ACTA fue firmado en enero por 22 de 27 Gobiernos de la Unión Europea, así como por EE. UU., Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur, Suiza, México y Marruecos.

Esta votación se produce después de tres años de movilización de los detractores del texto: centenares de miles de personas se han manifestado contra el acuerdo y se han recabado 2,8 millones de firmas contra el ACTA.

“La decisión de rechazar el ACTA no se tomó a la ligera. Sino que fue producto de un debate intenso y transparente con la sociedad civil, organizaciones empresariales, parlamentos nacionales y muchos otros”, dijo el presidente de la eurocámara, Martin Schulz.

Para su entrada en vigor, el ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado, entre ellos EE. UU., Australia, México, Marruecos y Japón. Y en el caso de la Unión Europea, deben firmarlo y ratificarlo cada uno de los Estados miembros.

Etiquetado como: