22 octubre, 2012
 Momentos previos al desbordamiento de los manifestantes ayer en el centro de Beirut. | AFP.
Momentos previos al desbordamiento de los manifestantes ayer en el centro de Beirut. | AFP.

París. EFE. El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, relacionó ayer el atentado del pasado viernes en Beirut con la voluntad del régimen de Damasco de contagiar con su conflicto a los países vecinos.

Fabius, al ser preguntado en entrevista sobre si Siria estaba tras el atentado, contestó que “todo indica que es la prolongación de la trayectoria siria”.

“Es una prolongación de lo que ocurre en Siria, lo que hace más urgente la salida de Bachar al-Asad”, subrayó el jefe de la diplomacia francesa, que dijo que el presidente sirio “es un manipulador” con interés para “extender el contagio a Turquía, a Líbano”.

Además de reiterar su condena del atentado, que costó la vida entre otros al jefe de inteligencia de la policía libanesa, Wisan al Hasan, reiteró su inquietud por lo que sucede en ese país, dada la proximidad de Francia: “son nuestros primos”.

Fabius añadió que “desde hace varios días hay presencia de combatientes de Hezbolá en Siria”, algo que interpretó como una voluntad del grupo e Irán de implicarse más en ese conflicto.

“Al-Asad tiene que irse”, reiteró antes de recordar que Francia, ante el bloqueo diplomático en el Consejo de Seguridad de la ONU, está ayudando a la población de las zonas liberadas por los rebeldes, además de favorecer la unión de la oposición.

Etiquetado como: