5 enero, 2013

Santiago. AFP. Un agricultor y su esposa murieron quemados ayer en el incendio intencional de su vivienda en una zona mapuche de Chile, un ataque tachado de “terrorista” por el Gobierno, que volvió a centrar la atención en el conflicto con la mayor etnia autóctona chilena.

El incendio consumió la vivienda habitada por Werner Luchsinger, de 75 años, y su esposa, Vivianne Mckay, miembros de una familia de origen suizo que llegaron a tener más de 1.000 hectáreas en la zona.

En el lugar fueron encontrados panfletos alusivos al quinto aniversario de la muerte del joven estudiante mapuche Matías Catrileo, asesinado por un disparo policial mientras participaba en la ocupación de otro predio de propiedad de la familia Luchsinger en el 2008.

Catrileo es uno de los 13 mapuches muertos en la zona desde que estallaron, en la década de 1990, las reivindicaciones de tierras que los indígenas afirman que les pertenecen por derechos ancestrales y que hoy están en manos privadas.

El presidente Sebastián Piñera dijo que su gobierno pedirá a la Justicia perseguir este ataque por medio de la ley antiterrorista, que incluye duras penas.

Etiquetado como: