Con su habitual sencillez, el Papa lo invitó a subir a su vehículo, por lo que el joven aprovechó para sentarse en la silla pontificia

 19 junio, 2013
 Francisco suele conversar con la gente, dedicarles particular atención y se despide con besos y bendiciones. | AFP.
Francisco suele conversar con la gente, dedicarles particular atención y se despide con besos y bendiciones. | AFP.

Ciudad del Vaticano (AFP). El papa argentino Francisco dejó subir este miércoles a su papamóvil a un joven con problemas mentales e hincha del célebre futbolista Lionel "Leo" Messi, durante el largo recorrido que efectuó al término de la audiencia general en la plaza de San Pedro.

El adolescente, que vestía una camiseta de la selección de fútbol argentina azul y blanca, con el número 10 y el nombre de Messi, recibió un cariñoso saludo del Papa tras lo cual le pidió al pontífice que lo dejara subir en su automóvil descapotable.

Con su habitual sencillez, el Papa lo invitó a subir a su vehículo, por lo que el joven aprovechó para sentarse en la silla pontificia, la cual hizo girar sobre ella misma, suscitando aplausos divertidos de la muchedumbre que asistía a la audiencia al aire libre bajo un sol bochornoso.

Las audiencias de los miércoles concluyen todas las semanas con el saludo que el Papa concede a grupos de minusválidos, quienes asisten acompañados con sus familiares desde una zona específica de la plaza.

Francisco suele conversar con ellos, dedicarles particular atención y se despide con besos y bendiciones.

Etiquetado como: