20 mayo, 2013
 Los fieles se congregaron ayer en la plaza de San Pedro. | AP
Los fieles se congregaron ayer en la plaza de San Pedro. | AP

Ciudad del Vaticano. AFP y EFE. El papa Francisco alertó ayer, en el marco de la celebración del Pentecostés, del peligro de divisiones en el seno de la Iglesia católica, luego de dos días de reuniones multitudinarias en la plaza de San Pedro.

“Cuando queremos crear la diversidad y nos encerramos en nuestros particularismos, creamos la división”, afirmó el Papa ante una multitud de unas 200.000 personas, con fuerte presencia de miembros de movimientos religiosos reunidos desde el sábado para un encuentro organizado por el nuevo “ministerio” para la “Nueva evangelización”, así como para una vigilia y procesión a la tumba de san Pedro. El Papa presidió la eucaristía, en la cual participaron movimientos eclesiales, comunidades y asociaciones.

Francisco también instó a la Iglesia a una apertura, pero advirtió de que los fieles deben evitar “caminos paralelos peligrosos” ajenos a la doctrina. En Suramérica, tierra natal del Papa, muchos católicos han desertado ante el avance de las dinámicas iglesias evangélicas.

Al finalizar la misa, el Papa pronunció la tradicional Regina caeli : “Agradezco a todos los movimientos, asociaciones, comunidades y grupos eclesiásticos. Sois un don y una riqueza para la Iglesia", dijo.

Etiquetado como: