Tres violentas pandillas involucradas en un proceso de paz se comprometieron hoy a desistir de cometer agresiones y actos ilícitos en Apopa

 4 enero, 2013

Apopa. (AFP). Tres violentas pandillas involucradas en un proceso de paz se comprometieron hoy a desistir de cometer agresiones y actos ilícitos en Apopa, en el norte de San Salvador, primera ciudad que pretenden convertir en zona libre de violencia, según una declaración que firmaron sus líderes.

Las pandillas Barrio-18, Mara Salvatrucha (MS-13) y La Máquina prometen no cometer ilícitos como “robo, extorsiones, saqueos y hurto en general”, según el texto leído por un pastor evangélico ante unos 300 pobladores y miembros de esos grupos, en un acto en la plaza central de la ciudad, 12 kilómetros al norte de la capital.

"Nos comprometemos también a que ninguno de nuestros miembros o simpatizantes caigan en algún ilícito en el mercado (centro de extorsiones) y los alrededores (de Apopa)", aseguró la declaración leída por el pastor José Umaña.

"Todos nuestros jonboy (miembros) estarán sujetos al compromiso con el municipio y zonas aledañas y controladas por nosotros a no meterse con los vecinos (ni) familiares que los visiten", añadió el escrito.

Las pandillas (maras) se comprometieron, además, a que sus miembros "no se metan con ningún comerciante" ya sea formal o informal en Apopa, ni por "problemas personales o territoriales", ni "por ser familiar de integrante" de los grupos rivales, "siempre y cuando este familiar se dedique nada más a trabajar".

En el documento, los tres grupos advierten que, en caso de que uno de sus miembros "quebrante" lo acordado, la mara a la que pertenece "reaccionará de inmediato" y "sancionaremos o castigaremos conforme a nuestros lineamientos o reglas de nuestra pandillas según la falta cometida".

Etiquetado como: