24 mayo, 2013

Ciudad de Panamá. AFP. El Gobierno panameño levantó ayer las medidas que mantenía desde hace dos semanas a causa de la crisis energética que afecta el país, por la peor sequía en 15 años y que estuvo a punto de provocar cortes programados de electricidad.

El Gobierno “ordena levantar las restricciones en materia energética”, por lo que “el país vuelve a la normalidad”, aseguró la secretaría de Comunicación del Estado.

En los últimos días, y tras las lluvias en gran parte del país, las autoridades panameñas ya habían suavizado algunas de las medidas tomadas desde principios de mes para evitar los cortes programados de energía eléctrica.

Las pocas lluvias causaron que los principales embalses, Bayano y Fortuna, alcanzaran niveles mínimos, sin poder abastecer con suficiente agua las hidroeléctricas.

La crisis afectó incluso al canal de Panamá, que incorporó en sus operaciones varias medidas sobre el uso del agua.

Ante esta situación, el gobierno de Ricardo Martinelli optó por el cierre de locales en horas nocturnas, la suspensión de clases, y la restricción en el uso de los aires acondicionados, entre otros.

Sin embargo, las autoridades “exhortaron” al país a “seguir implementando el ahorro energético, que beneficia a la nación, al medio ambiente y a los hogares”.

Etiquetado como: