Dice que pretende mayor involucramiento de Moscú en lucha contra el EI y el terrorismo

 16 mayo
El canciller de Rusia, Sergéi Lavrov (izquierda), y el presidente estadounidense, Donald Trump, conversaron el 10 de mayo en el Salón Oval de la Casa Blanca.
El canciller de Rusia, Sergéi Lavrov (izquierda), y el presidente estadounidense, Donald Trump, conversaron el 10 de mayo en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Washington

Acusado de traspasar información secreta a Rusia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este martes tener el "derecho absoluto" a compartir esos datos, dando así un inesperado giro a un nuevo explosivo escándalo.

"Como presidente quise compartir con Rusia (en un evento abierto de la Casa Blanca), como es mi derecho absoluto, hechos sobre terrorismo y seguridad aeronáutica", escribió Trump en una serie de tuits.

Además, expresó el presidente, quería que "Rusia aumente de forma importante su participación en la lucha contra el EI (Estado Islámico) y el terrorismo".

Aunque la Casa Blanca había intentado el lunes descalificar las denuncias, sus esfuerzos fueron anulados de un plumazo por el propio presidente en dos tuits.

Desde la tarde del lunes Trump se encuentra en el centro de un escándalo de alcance imprevisible, por denuncias de haber traspasado a un responsable ruso información de inteligencia que era considerada en el grado máximo de reserva.

La semana pasada, recibió en el Salón Oval al canciller ruso, Serguéi Lavrov, y de acuerdo con reportes de diarios como The Washington Post y The New York Times, así como la red CNN, en esa conversación Trump mencionó que el EI planeaba ataques a Estados Unidos utilizando computadoras portátiles en vuelos.

Según altas fuentes del gobierno, esa información fue ofrecida a Estados Unidos por un aliado con la condición de no traspasarla a nadie, ni siquiera a otros países aliados, para no exponer la fuente del dato.

Así, el mensaje de Trump en Twitter este martes parece confirmar que el presidente efectivamente hizo mención a esas amenazas en su diálogo con Lavrov, pero considera que hizo lo correcto y no cree haber hecho nada indebido.

Trump además inició un contragolpe, condenando la filtración a la prensa de detalles reservados de la actividad en la Casa Blanca.

Este martes, Trump aseguró en Twitter que le había pedido a James Comey, exdirector del FBI recientemente despedido, "desde el comienzo de mi administración, que encuentre a quienes están filtrando información de inteligencia".

En medio del vendaval de informaciones desencontradas, en la tarde del lunes el asesor presidencial de Seguridad Nacional, el general Herbert McMaster, buscó disipar las dudas, pero acabó por arrojar más combustible a las llamas.

De acuerdo con McMaster, "en ningún momento se discutió sobre fuentes o métodos de inteligencia y no se revelaron operaciones militares que ya no fueran de público conocimiento".

'Historia falsa'. McMaster afirmó que las denuncias en la prensa sobre el traspaso de información secreta a Rusia se apoyaban en una historia "falsa". Sin embargo, bajó la guardia al mencionar que Trump y Lavrov "repasaron las amenazas provenientes de organizaciones terroristas que incluyen amenazas a la aviación".

En tanto, Rusia optó por minimizar todo el episodio. El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, opinó que todo el caso era "un gran absurdo" y que "no es un tema que podamos confirmar o negar".

Maria Zajarova, portavoz de la cancillería rusa, apuntó en la red Facebook que todo el escándalo no pasaba de una "noticia falsa".

Esta explosiva denuncia ocurre en medio del terremoto político generado hace una semana por el despido de Comey, quien investigaba precisamente los contactos entre Rusia y el comité de campaña de Trump en las elecciones del año pasado.

En un gesto que aceleró las tensiones políticas en un país con los nervios a flor de piel, Trump recibió a Lavrov en la Casa Blanca un día después de haber despedido a Comey.

Con la interminable controversia sobre la alegada injerencia rusa en las elecciones del año pasado para beneficiar a Trump, la prensa estadounidense esperaba que el tema fuese al menos mencionado en el encuentro en el Salón Oval.

Sin embargo, al día siguiente del encuentro con Lavrov, Trump utilizó Twitter para advertir a Comey que guardara silencio, sugiriendo que podría tener grabaciones de sus conversaciones en la Casa Blanca.

El influyente senador republicano John McCain apuntó este martes que las denuncias son "profundamente perturbadoras".

Por su parte, el exdirector de la CIA, Leon Panetta, dijo a la prensa que los gestos y declaraciones de Trump "minan la credibilidad de la oficina de la presidencia. Es el presidente de Estados Unidos, no un astro de un programa de telerrealidad".