Los fondos especulativos ganaron un juicio en una corte de Nueva York para cobrar el 100% de sus tenencias en bonos argentinos, por $1.330 millones

 24 septiembre, 2014
Argentina es
Argentina es "un país que tiene voluntad de pago y tiene capacidad de pago. Y va a pagar su deuda a pesar del acoso de los fondos buitre", dijo la presidenta de Argentina Cristina Fernández

Nueva York

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, arremetió este miércoles ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas contra los fondos especulativos a los que Buenos Aires llama "buitres", y aseguró que su país pagará su deuda a pesar del "acoso" de que es víctima.

Argentina es "un país que tiene voluntad de pago y tiene capacidad de pago. Y va a pagar su deuda a pesar del acoso de los fondos buitre", dijo la mandataria, cuyo país no puede honrar compromisos con tenedores de bonos a causa de una decisión de un tribunal estadounidense.

Por esa razón, el país se encuentra en default selectivo desde el 30 de julio.

En un discurso, Kirchner dijo que la situación llegó a este punto porque los llamados fondos "buitre" contaron con la "complicidad del sistema judicial" de los Estados Unidos.

Los fondos especulativos ganaron un juicio en una corte de Nueva York para cobrar el 100% de sus tenencias en bonos argentinos, por $1.330 millones.

Argentina no cumplió el pago pues de hacerlo, por contrato tendría que igualar la oferta a todos los acreedores, cuando 93% adhirieron a un canje con hasta 70% de quita sobre el capital inicial. Esa situación significaría un monto impagable para el país suramericano.

Las negociaciones con los fondos especulativos para alcanzar una solución fracasaron y el juez del caso, Thomas Griesa, bloqueó los pagos enviados por Argentina para tenedores de bonos que participaron de las reestructuraciones de 2005 y 2010.

Desde 2003, afirmó Kirchner, "Argentina ya ha pagado $190.000 millones de dólares" a sus acreedores, y cerró los contenciosos que tenía en el tribunal del Banco Mundial, canceló sus deudas con el Fondo Monetario Internacional y las renegoció con el club de París.