10 julio
Manifestantes desplegaron el lunes un retrato del disidente Liu Xiabo durante una protesta en la oficina de enlace de China en Hong Kong.
Manifestantes desplegaron el lunes un retrato del disidente Liu Xiabo durante una protesta en la oficina de enlace de China en Hong Kong.

Pekín

El disidente chino Liu Xiaobo se encuentra "en estado crítico", anunció este lunes el hospital donde está internado por un cáncer de hígado en fase terminal, pero sus partidarios exigen que sea trasladado de urgencia al extranjero.

"El equipo nacional de expertos piensa que el paciente está en estado crítico", indicó el hospital de Shenyang, en el noreste de China, cuyo equipo médico afirmó estar dispuesto a trasladar a Liu a la unidad de cuidados intensivos.

El disidente fue hospitalizado tras obtener la libertad condicional después de que en mayo se le diagnosticó un cáncer de hígado ya en fase terminal.

Los últimos exámenes revelan que el tumor se extendió y que Liu sufre una baja de la presión arterial e insuficiencia renal, indicó el centro asistencial.

Varias organizaciones de defensa de los derechos humanos y allegados a Liu acusan al gobierno chino de haber esperado a que su estado de salud empeorara antes de liberarlo, pero las autoridades afirman que Liu está siendo atendido por reputados cancerólogos.

El sábado, el hospital de Shenyang señaló que el enfermo no podía ser trasladado al extranjero, contradiciendo el deseo de Liu Xiaobo, quien pidió ser tratado fuera de China.

Sin embargo, los médicos estadounidenses y alemanes que examinaron a Liu Xiaobo afirmaron el domingo que este podría viajar "sin peligro".

Según sus seguidores, el comunicado alarmista del hospital sirve a los intereses del régimen comunista, que trata de evitar a toda costa que el activista viaje al extranjero.

"Los expertos extranjeros dijeron que podían garantizar su seguridad si era trasladado rápidamente al extranjero. Si seguimos esperando, podría caer en coma, hasta que no se le pueda trasladar", manifestó el disidente Hu Jia.

"En el comunicado del hospital se detecta una maniobra dilatoria: el Gobierno chino probablemente intenta aprovecharse de esta situación sin incomodar demasiado (al presidente) Xi Jinping antes del Congreso del Partido Comunista" del próximo otoño (boreal), apuntó Patrick Poon, especialista en China de Amnistía Internacional (AI).

Para Ye Du, un disidente próximo a la familia de Liu Xiaobo, Pekín pretende mantener detenido al opositor político "hasta la muerte".

 Liu Xiaobo durante una entrevista en Pekín, el 3 de junio del 2008, antes de su detención.
Liu Xiaobo durante una entrevista en Pekín, el 3 de junio del 2008, antes de su detención.

"No quieren que salga al extranjero pues, aunque su estancia allí sería breve, podría expresarse políticamente como laureado con el Premio Nobel, lo que tendría un impacto negativo en el Congreso del partido y en el país. Es algo que quieren impedir totalmente", explicó.

"Podría hablar con los medios de comunicación y con sus simpatizantes de la situación de los derechos humanos en China", agregó Patrick Poon.

Pero, si el régimen chino no autoriza su traslado, "tendrá que asumir el error histórico de haber perseguido a un premio Nobel, como lo hacen otros regímenes autoritarios en lo concerniente a sus presos políticos, como Corea del Norte", advirtió el responsable de Amnistía Internacional.

El activista prodemocracia, de 61 años, fue condenado en 2009 a 11 años de prisión por "subversión" tras haber reclamado reformas democráticas.

Fue uno de los autores de un manifiesto, la Carta 08, que exigía elecciones libres. Durante la ceremonia de entrega del premio Nobel en Oslo en 2010, estuvo representado por una silla vacía.

Etiquetado como: