Treinta y dos países se comprometen a reducir y eliminar la pérdida de bosques

 24 septiembre, 2014
 Erna Solberg, primera ministra de Noruega, departe con otros asistentes al final de la Cumbre del Clima, ayer, en la sede de la ONU en Nueva York.
Erna Solberg, primera ministra de Noruega, departe con otros asistentes al final de la Cumbre del Clima, ayer, en la sede de la ONU en Nueva York.

Naciones Unidas. EFE. La Cumbre sobre el Clima 2014, celebrada ayer en Nueva York, sirvió para recoger algunos compromisos de reducción de emisiones, un buen número de promesas financieras y, ante todo, muchos mensajes sobre la voluntad de actuar urgentemente para frenar el calentamiento global.

Más de 120 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo se dieron cita en la sede de Naciones Unidas para demostrar su voluntad de cambio y responder a las preocupaciones de los cientos de miles de ciudadanos que salieron a las calles el domingo para exigir medidas contra el cambio climático.

“Nuestro deber es escuchar”, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien reiteró la necesidad de actuar con urgencia.

La ONU dio la palabra también a gurús del cambio climático, como el exvicepresidente de EE. UU. Al Gore, y estrellas mediáticas como Leonardo DiCaprio, que reclamaron medidas inmediatas.

“No podemos esperar, pero sí hay razones para la esperanza; compartimos un consenso básico sobre el peligro que nos acecha. En los últimos años hemos avanzado con medidas que, aun siendo insuficientes, apuntan en buena dirección; ahora toca acelerar el paso” , dijo el rey de España, Felipe VI .

Cooperación. El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, solicitó cooperación a los países más desarrollados para combatir el cambio climático.

“Si no cooperamos sobre una base de solidaridad, no tendremos éxito. Ciertamente nuestras acciones deben ser nacionales, pero las soluciones deben ser necesariamente comunes. Los países en desarrollo no podemos seguir subsidiando las emisiones de los países más contaminantes”, dijo Solís.

Entre los compromisos tangibles de la cumbre, destacó el adoptado por 32 países y decenas de empresas para reducir a la mitad la pérdida de bosques en 2020 y detenerla totalmente en 2030.

La declaración, sellada entre otros, por Estados Unidos, México, Francia, Chile, Colombia y Perú, prevé además recuperar más de 350 millones de hectáreas de tierras degradadas en todo el mundo, una superficie similar a la de la India.

El sector público y el privado también anunciaron a lo largo de la cumbre un importante refuerzo de las inversiones y las ayudas para la lucha contra el cambio climático.

En total, los compromisos movilizarán más de 200.000 millones de dólares antes del final del 2015, según anunció Naciones Unidas (ONU). Por ejemplo, Francia, que acogerá la próxima cumbre sobre el cambio climático, prometió aportar $1.000 millones al Fondo Verde, creado para financiar acciones contra el calentamiento.

El presidente de EE. UU., Barack Obama, anunció una orden ejecutiva por la que el Gobierno deberá tener en cuenta los efectos del cambio climático en todos sus programas e inversiones en otros países.

Por su parte, la Unión Europea indicó que en siete años dará $3.800 millones en ayudas a los países más pobres para que actúen en contra del cambio climático.

“Ha llegado el momento de movilizar la mayor alianza de la historia para el clima y el desarrollo”, dijo el presidente de Perú, Ollanta Humala , quien confió en que la cita sobre el clima que se celebrará en diciembre en Lima se cierre con un documento que siente las bases para un acuerdo global vinculante.