Plan no estima cuándo Teherán tiene que reducir su capacidad atómica

 5 abril, 2015

Lausana, Suiza. AFP. Irán y las grandes potencias lograron un verdadero avance al pactar un compromiso marco sobre el programa nuclear iraní , pero queda por delante una gran labor para cerrar, el 30 de junio, un histórico acuerdo.

A ello se añaden los adversarios del compromiso logrado en Lausana con Irán (muy numerosos, desde Israel a los republicanos opuestos al presidente estadounidense, Barack Obama) que redoblarán sus esfuerzos para sabotear el proceso.

Lo que se logró es “muy frágil”, dijo el analista del International Crisis Group, Alí Vaez, quien destaca la “temible” fuerza de los enemigos del acuerdo. Además, “varios temas espinosos deben ser resueltos en los tres próximos meses”, añade.

En efecto, el acuerdo marco, anunciado el jueves por la noche, tiene numerosas ambigüedades o imprecisiones.

Las grandes potencias (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) e Irán pactaron, tras meses de intensas negociaciones, un documento marco de cuatro hojas que fija las grandes líneas de los puntos clave de la negociación: enriquecimiento de uranio, control e inspecciones, sanciones y duración del pacto.

Este documento prefigura lo que será un acuerdo final. Según la versión estadounidense del texto, Irán se comprometió a reducir en dos tercios la cifra de sus centrifugadoras, que permiten enriquecer uranio, para conservar 6.000 de las 19.000 actuales.

El jefe de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, asistió a la oración semanal, el viernes, en la capital iraní, Teherán, luego de que su país se comprometiera en un pacto nuclear con las potencias. | AFP
El jefe de la Energía Atómica de Irán, Ali Akbar Salehi, asistió a la oración semanal, el viernes, en la capital iraní, Teherán, luego de que su país se comprometiera en un pacto nuclear con las potencias. | AFP

Además, las reservas de uranio enriquecido que tiene Irán serán casi reducidas en un 98%.

A cambio de estos compromisos, el texto prevé que las sanciones se levantarán según Teherán respete sus promesas, pero también podrían ser restablecidas.

Satisfacción. Los iraníes, que celebraron el acuerdo en las calles de Teherán, desean que se levanten rápidamente las sanciones, las que ahogan desde hace años a la economía del país.

No obstante, no serán levantadas de una sola vez, sino gradualmente, en función de los informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

En los tres próximos meses, los expertos internacionales elaborarán un calendario preciso para determinar qué cástigos serán levantados y cuándo.

Pese a este motivo, el acuerdo marco de Lausana “no fija un calendario específico para que Irán se pliegue a las medidas pedidas en el marco de la indagación de la AIEA”, manifestó la analista Kelsey Davenport.

Por su parte, Obama dijo ayer que la vía diplomática es “la mejor” opción para resolver las diferencias sobre el plan nuclear.

“Como presidente y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, estoy profundamente convencido de que la opción diplomática es, por lejos, la mejor opción para Estados Unidos, para nuestros aliados y para el mundo”, dijo Obama.