16 febrero, 2016
Boutros-Ghali en la Asamblea General de la ONU en 1991
Boutros-Ghali en la Asamblea General de la ONU en 1991

El Cairo

Boutros Boutros-Ghali, un diplomático egipcio que ayudó a negociar el acuerdo de paz entre Israel y su país pero se peleó con Estados Unidos durante su periodo como secretario general de Naciones Unidas, falleció este martes a los 93 años.

Boutros-Ghali, descendiente de una prominente familia cristiana egipcia, fue el primer secretario general de la ONU proveniente de un país africano. Asumió el cargo en 1992 en momentos históricos: recién había colapsado la Unión Soviética, la Guerra Fría había llegado a su fin y se cernía un mundo unipolar dominado por Estados Unidos.

Sin embargo, tras protagonizar desacuerdos con el gobierno estadounidense, Washington impidió que ganara un segundo periodo en 1996, con lo que convirtió en el único secretario general de la ONU que cumplió un solo periodo. Fue reemplazado Kofi Annan, originario de Ghana.

El actual presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador venezolano Rafael Ramírez, anunció el fallecimiento al inaugurar una sesión sobre la crisis en Yemen, pidiendo a los presentes guardar un momento de silencio.

Boutros-Ghali falleció el martes en un hospital de El Cairo, informó la agencia de noticias egipcia. Había sido hospitalizado tras fracturarse la cadera, reportó el jueves el diario al-Ahram.

Los cinco años de Boutros-Ghali al timón de la ONU siguen generando controversia. Algunos opinan que trató de independizar al organismo mundial de la hegemonía estadounidense. Otros lo critican por no haber podido impedir los genocidios en Africa y los Balcanes y por una mala gerencia de la ONU.

En su discurso de despedida ante el organismo mundial, Boutros-Ghali dijo que había creído, cuando asumió el puesto, que era el momento de que la ONU tuviera un mayor protagonismo ya que la Guerra Fría había terminado.

"Sin embargo, estos años han sido sumamente turbulentos y cundió la desilusión", expresó.

En una entrevista con AP en 2005, Boutros-Ghali admitió que el genocidio en Ruanda en 1994 "fue mi peor fracaso como secretario general".

Sin embargo, responsabilizó a Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Bélgica por la crisis, acusándoles de haber impuesto condiciones inverosímiles para aprobar una intervención.

El entonces presidente estadounidense Bill Clinton y otros líderes mundiales se oponían a tomar medidas amplias para proteger al pequeño contingente de fuerzas de la ONU en ese pequeño país africano.

Boutros-Ghali nació el 14 de noviembre de 1922. Estudió en El Cairo y en París y se convirtió en un académico, especializado en derecho internacional.

En 1977, el entonces presidente egipcio Anuar Sadat lo nombró ministro de estado sin portafolio, poco antes de lanzar la iniciativa de paz con Israel.

Estaba casado con Lea, una egipcia de religión judía. No tuvieron hijos.

Etiquetado como: