Gobierno de Maduro denuncia ‘injerencia’; Rajoy rechaza ‘insultos’

 16 abril, 2015
El embajador de España en Venezuela, Antonio Pérez-Hernández y Torra (centro), fue convocado ayer a una reunión con la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, en Caracas. | AFP
El embajador de España en Venezuela, Antonio Pérez-Hernández y Torra (centro), fue convocado ayer a una reunión con la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, en Caracas. | AFP

Caracas. EFE y AFP. Las relaciones de España y Venezuela volvieron a enturbiarse ayer, al convocar ambos Gobiernos a sus respectivos embajadores para presentar sus quejas por los “insultos” contra España del presidente Nicolás Maduro, quien antes había tachado de “racista” al presidente Mariano Rajoy.

El desencadenante fue la aprobación, el martes, de una resolución del Congreso de los Diputados (el Parlamento español) a favor de la liberación “inmediata” del líder opositor venezolano Leopoldo López ; del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y de otros políticos de ese país encarcelados por el gobierno de Maduro.

El acuerdo pactado por los partidos Popular (PP) y Socialista (PSOE), recibió las críticas del gobernante bolivariano, quien dijo que se prepararía para “dar la batalla” a Madrid.

“Venezuela no se va a dejar agredir por las Cortes de España y mil cortes que vengan de Madrid. Así lo anuncio y estoy preparado para dar la batalla contra Madrid; si nos buscan, nos encuentran, y ya nos encontraron pues, se acabó”, dijo el martes Maduro, para añadir que no toleraría “abusos, desprecios y racismo” y asegurar que Rajoy tenía “racismo histórico”.

Medidas. Ayer en Madrid, el Ministerio de Exteriores convocó al embajador venezolano, Mario Isea, y le trasladó el malestar y rechazo de España por las “intolerables” palabras de Maduro.

En un encuentro de cinco minutos, el director general de Iberoamérica, Pablo Gómez Olea, comunicó al embajador venezolano que este tipo de declaraciones e insultos “no contribuyen a un mínimo entendimiento entre dos Gobiernos que representan a dos pueblos unidos históricamente por estrechos lazos”, indicó el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.

El Ejecutivo de Rajoy reiteró que las autoridades españolas “han sido y serán siempre respetuosas de la dignidad de las personas que ocupan cargos de gobierno en Venezuela”.

Tras estas quejas, el Gobierno venezolano llamó ayer al embajador de España, Antonio Pérez-Hernández y Torra, y le comunicó que hará una “revisión exhaustiva” de las relaciones, en protesta por lo que estimó declaraciones “injerencistas” de autoridades españolas.

La ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, le presentó en 15 minutos un dossier con las declaraciones hechas en los últimos seis meses por las autoridades españolas.

Rodríguez dijo que detalló al embajador, “una a una”, las declaraciones realizadas desde España y que en cada una le señaló “qué principios internacionales violentaba su gobierno”.

Las relaciones entre España y Venezuela han atravesado una serie de desencuentros desde que, en octubre, Lilian Tintori , esposa del opositor Leopoldo López, preso por su supuesta responsabilidad en hechos violentos durante protestas antigubernamentales del 2014 , fue recibida por Rajoy, en calidad de líder del PP. Esa cita provocó el malestar de Maduro, quien dos días después ordenó revisar las relaciones de Venezuela con España.

Hace solo unos días, 25 expresidentes iberoamericanos (entre ellos Felipe González y José María Aznar) firmaron la Declaración de Panamá en defensa de la libertad y la democracia en Venezuela.

Precisamente Felipe González se hará cargo de la defensa de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma , en una decisión que nada más anunciarla fue respondida por diputados venezolanos con acusaciones de “injerencia” al expresidente español.