Plantean redefinir intercambio comercial sobre una base 'libre, justa y recíproca'

 10 febrero
El presidente estadounidense, Donald Trump, escucha mientras el primer ministro japonés, Shinzo Abe, habla durante una conferencia de prensa, el viernes, en la Casa Blanca.
El presidente estadounidense, Donald Trump, escucha mientras el primer ministro japonés, Shinzo Abe, habla durante una conferencia de prensa, el viernes, en la Casa Blanca.

Washington

Los gobiernos de Estados Unidos y Japón reforzaron este viernes sus "inamovibles" relaciones bilaterales en busca de redefinir su intercambio comercial, pero formularon también una clara advertencia a China.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y luego ambos abordaron el Air Force One para pasar el sábado jugando al golf en un resort del mandatario en Florida.

Al final de la reunión en el Salón Oval de la mansión presidencial, Trump dijo que los dos países buscarán "una relación comercial que sea libre, justa y recíproca".

Abe llegó a Washington para mejorar las relaciones bilaterales, que se tensaron ante la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo comercial transpacífico.

También habían contribuido al ruido en la comunicación las críticas formuladas por Trump a empresas automovilísticas, incluidas las japonesas, por instalar montadoras fuera de Estados Unidos pero destinar su producción al mercado estadounidense.

"Deseo firmemente construir una relación de confianza al nivel del liderazgo con mi visita a Estados Unidos, y mostrar a nuestra gente y al mundo la firme alianza entre Japón y Estados Unidos", había expresado Abe en la noche del jueves.

Sin embargo, la reunión entre los dos líderes no sirvió solamente para recomponer la relación, sino que además brindó a los dos países una oportunidad para formular una advertencia a un temible adversario común: China.

Durante una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, Trump aseguró que la alianza entre Washington y Tokio es "la piedra angular de la paz y la estabilidad en el Pacífico".

Mensaje a Pekín. Momentos más tarde, la Casa Blanca distribuyó una nota oficial conjunta donde los dos gobiernos tornaron más evidente la alerta a China.

En esa declaración, los dos gobiernos afirmaron que el pacto bilateral de cooperación de defensa, firmado en 1960, se aplica también a las islas administradas por Tokio con el nombre de Senkaku, pero reivindicadas también por China, que las llama Diaoyutai, situadas en el mar de China Meridional.

De acuerdo con la nota, el Artículo V de ese acuerdo "cubre las islas Senkaku", y añade que Washington y Tokio "se oponen a cualquier acción unilateral que afecte la administración japonesa de esas islas".

En un aparente mensaje directamente dirigido a Pekín, Washington y Tokio apuntaron que se "oponen a cualquier tentativa de apoyar reclamos marítimos mediante la intimidación, la coerción o la fuerza".

Al mismo tiempo, formularon un llamado a "evitar acciones que puedan escalar tensiones en el mar de China Meridional, incluyendo la militarización de instalaciones, y a actuar de acuerdo con la ley internacional".

Una sola China. La declaración tuvo lugar apenas un día después de una "larga conversación" telefónica entre Trump y el presidente de China, Xi Jinping.

De acuerdo con la Casa Blanca, en esa conversación Trump accedió, "ante un pedido del presidente Xi, a honrar la política de 'una sola China'", que reconoce al gobierno comunista de Pekín y prohíbe cualquier relación diplomática con Taiwán.

Poco después de vencer en las elecciones presidenciales de noviembre pasado, Trump había roto una firme tradición política estadounidense de medio siglo al aceptar una llamada telefónica de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, gesto que enfureció a Pekín.

"El presidente Trump acordó, a pedido del presidente Xi, respetar la política de 'una sola China'", indicó la Casa Blanca en un comunicado. Se trata de la primera conversación telefónica entre los dos jefes de Estado desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

La isla de Taiwán está separada políticamente del resto de China desde el final de la guerra civil de 1949. El territorio tiene un gobierno propio, pero no está reconocido por Naciones Unidas.

China rechaza relaciones diplomáticas con los países que tienen relaciones con Taiwán, aplicando el principio de "una sola China".

En 1979, Estados Unidos cerró su embajada en Taiwán y reconoció el régimen comunista de China continental como la única autoridad legítima. Empero, Washington continúa teniendo intercambios comerciales con Taiwán y vendiéndole armamento.

"Xi Jinping se congratula de la reafirmación por parte del señor Trump de la adhesión del Gobierno estadounidense al principio de una sola China", informó el viernes la televisión oficial CCTV en su web.

En una entrevista publicada en enero por el periódico estadounidense The Wall Street Journal, Donald Trump aseguró que estaba dispuesto a romper este principio afirmando que "todo está sobra la mesa, incluso una sola China". El principio "no es negociable", respondió entonces Pekín.

Etiquetado como: