Una medida de esa índole implicaría ‘graves’ efectos en relaciones bilaterales

 28 junio, 2013

Washington. EFE, AFP El Gobierno estadounidense previno ayer a Ecuador de que si concede asilo político al exanalista de la CIA Edward Snowden, requerido en EE. UU. por espionaje, eso “supondría graves dificultades” para la relación con el país suramericano.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, puso en aviso a Ecuador sobre graves consecuencias en las relaciones bilaterales –ya de por sí conflictivas– si lo acoge.

Estas declaraciones se dieron en respuesta al anuncio de Ecuador, ayer en la mañana, de que renunciará de forma “irrevocable” a $23 millones anuales en preferencias arancelarias que concede EE. UU. por la lucha antidrogas, anuncio que hizo el secretario ecuatoriano de Comunicación, Fernando Alvarado, quien, además, advirtió de que no aceptará presiones ni amenazas de nadie.

Sobre el anuncio de rechazar las preferencias, Ventrell aseguró que Ecuador no puede renunciar porque dicho convenio fue aprobado por el Congreso de EE. UU.

Por su parte, el presidente estadounidense Barack Obama dijo ayer en Senegal –en su gira por África– que el daño a la seguridad nacional de EE. UU. ya estaba hecho y que ahora se asegurará de que no vuelva a suceder.

“No voy a permitir que el caso de un sospechoso a quien tratamos de extraditar cobre tal importancia que tengamos que negociar otros asuntos importantes solo para llevarlo ante la Justicia”, dijo Obama en conferencia de prensa.

Mientras, el presidente de Ecuador , Rafael Correa, explicó ayer , en relación con lo expresado por EE. UU., que su gobierno aún no ha considerado permitir el traslado a su país del fugitivo Snowden, y reiteró que Quito no puede tramitar su solicitud de asilo mientras no esté en territorio ecuatoriano.

Actualmente, Edward Snowden se halla en el aeropuerto de Moscú a la espera de una respuesta del Gobierno ecuatoriano.

Correa reiteró que su administración no ha entregado un salvoconducto de refugiado al prófugo requerido por Washington.