27 julio, 2013

Washington. EFE. El Gobierno del presidente Barack Obama quiere romper el estancamiento en torno al caso de Edward Snowden y ha ofrecido a las autoridades rusas no buscar la pena de muerte para el exanalista de la CIA, acusado de espionaje, con la esperanza de lograr que regrese a EE. UU.

La oferta está contenida en una carta enviada por el secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, a su homólogo ruso, Alexandr Konoválov, con fecha del 23 de julio y divulgada ayer.

Estados Unidos “no pediría la pena de muerte para el señor Snowden si él regresa” al país, afirma Holder en la carta.

Según el funcionario, los cargos que enfrenta Snowden por haber divulgado los programas secretos de espionaje masivo de las comunicaciones telefónicas y digitales que ejecuta Washington no conllevan la pena de muerte.

No obstante, el secretario de Justicia dejó claro que, aunque en el futuro se le imputarán otros cargos que sí conllevarán la pena de muerte, tampoco en ese caso el Gobierno estadounidense buscaría ese castigo.

Snowden, refugiado desde el 23 de junio en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo , argumentó en su solicitud de asilo temporal en Rusia que si es devuelto a EE.UU. podría enfrentar la pena de muerte o ser torturado.