La conferencia de Ginebra, que estaba prevista para noviembre, ha sido pospuesta para que la oposición pueda enviar una delegación representativa

 12 noviembre, 2013

Beirut

El opositor Ejército Libre Sirio (ELS) condicionó su asistencia a la segunda conferencia de paz de Ginebra. El grupo pide la salida del poder del presidente Bachar al Asad, según establece en un comunicado publicado en las últimas horas en Internet.

El presidente sirio, Bashar al Assad, afirmó que sólo su pueblo puede decidir el futuro del país, en referencia a los planes de paz que propone la comunidad internacional.
El presidente sirio, Bashar al Assad, afirmó que sólo su pueblo puede decidir el futuro del país, en referencia a los planes de paz que propone la comunidad internacional.

En la nota, el Consejo Superior Militar del ELS presenta sus condiciones para asistir a la conferencia, tras "la muerte de más de 180.000 personas, 300.000 detenidos y desaparecidos y siete millones de desplazados dentro y fuera de Siria".

Entre sus requisitos figura "un acuerdo preliminar" para la salida de Al Asad del poder, el fin de los bombardeos contra las ciudades y que se abran corredores humanitarios para atender a la población civil, especialmente la que se encuentra en áreas asediada por las fuerzas del régimen.

También exige la salida del territorio sirio de los milicianos iraníes y del grupo chií libanés Hizbulá, que respaldan al régimen de Damasco; la suspensión de la actual Constitución y la creación de un cuerpo judicial independiente que lleve ante la Justicia a los autores de crímenes contra el pueblo sirio.

Asimismo, pide que las negociaciones tengan un calendario y que su objetivo sea la formación de un Gobierno de transición nacional que controle todas las instituciones del Estado, incluidos el Ejército y las fuerzas de seguridad.

El ELS instó, además, a que la delegación de la oposición en la conferencia Ginebra 2 incluya a alguno de sus miembros.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, anunció ayer que estaba dispuesta a acudir a la reunión en la ciudad suiza, si se cumplía una serie de condiciones, como que Al-Asad saliera del poder.

La conferencia de Ginebra, que estaba prevista para noviembre, ha sido pospuesta sin fijar fecha para dar tiempo a más contactos y para que la oposición pueda enviar una delegación representativa.

Mientras algunos grupos rebeldes islamistas rechazan la conferencia, el régimen sirio ya confirmó su asistencia pero no acepta condiciones previas ni la salida del poder del presidente.

Etiquetado como: