Organismo destaca la necesidad de brindar la ayuda antes del comienzo de la temporada lluviosa

 11 febrero, 2014

Juba

Desplazados de Sur de Sudán luchaban por el suministro de alimentos, distribuidos por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el pasado domingo en el campamento temporal Mingkaman.
Desplazados de Sur de Sudán luchaban por el suministro de alimentos, distribuidos por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) el pasado domingo en el campamento temporal Mingkaman.

El principal funcionario de la ONU encargado de la ayuda a Sudán del Sur, Toby Lanzer, advirtió este martes el peligro de una hambruna que podría desatarse si no se permite a los habitantes plantar y cosechar sus cultivos.

Lanzer dijo que luego de los enfrentamientos que comenzaron en diciembre, la ONU se concentra en salvar vidas, preparar la distribución de alimentos y "prevenir una hambruna".

Hasta el momento, los combates han desplazado a más de 800.000 personas, "si no pueden plantar y cosechar, las consecuencias podrían ser desastrosas", dijo Lanzer.

La ONU asegura que al menos 3,2 millones de personas necesitan ayuda en forma inmediata.

La semana pasada, la ONU dijo que necesitaba $1.270 millones para afrontar la crisis humanitaria.

Lanzer destacó que es necesario hacer llegar la ayuda antes del comienzo de la temporada lluviosa, en un par de meses, cuando la mayor parte del país se vuelve inaccesible.

Etiquetado como: