Organismo pide investigación urgente e independiente sobre violencia

 19 febrero, 2014

Ginebra

La policía ucraniana cercó este martes a los manifestantes en el corazón de las protestas opositoras de la plaza de la Independencia de Kiev (Maidán), tras una jornada en la que murieron 16 personas en los disturbios que estallaron en la capital.
La policía ucraniana cercó este martes a los manifestantes en el corazón de las protestas opositoras de la plaza de la Independencia de Kiev (Maidán), tras una jornada en la que murieron 16 personas en los disturbios que estallaron en la capital.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, reiteró hoy su condena a la violencia en Ucrania, con al menos 25 muertos y más de 200 heridos en las últimas 24 horas, y apeló a una solución pacífica a la crisis a través del diálogo.

"Condeno fuertemente estos asesinatos y urjo al Gobierno y los manifestantes a actuar para aliviar la tensión y adoptar un nuevo plan de acción hacia una solución pacífica a la crisis", afirmó Pillay en un comunicado divulgado hoy en Ginebra.

La máxima responsable de la ONU para los Derechos Humanos, también pidió una investigación "urgente e independiente " para establecer responsabilidades sobre lo ocurrido, incluido el uso excesivo de la fuerza, para garantizar que sus responsables rindan cuentas ante la justicia.

La violencia en Kiev se vio agravada ayer cuando los manifestantes iniciaron una marcha hacia el Parlamento, donde se iba a debatir el restablecimiento de la Constitución de 2004 que limita los poderes del presidente.

"Choques violentos surgieron entre policías y manifestantes cerca del Parlamento. La Policía disparó pelotas de goma, gases lacrimógenos y granadas de humo; mientras que algunos manifestantes lanzaron cócteles molotov y ladrillos", precisó Pillay.

Etiquetado como: