Régimen mantiene el veto a entrada de expertos y condiciona trabajo de estos

 30 abril, 2013

Nueva york. EFE. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, y el jefe del equipo internacional de inspectores, Ake Sellström, insistieron ayer en exigir al Gobierno de Siria un “acceso completo” a ese país para que los expertos puedan determinar si se han usado armas químicas durante el conflicto.

En coincidencia con el Día Mundial de Conmemoración de todas las Víctimas de la Guerra Química, Ban y Sellström se reunieron ayer en la sede de la ONU para discutir la situación creada por la negativa del régimen de Bashar al-Asad a permitir la entrada de los expertos, a pesar de haber sido él quien solicitó una inspección internacional.

“Los dos (Ban y Sellström) están de acuerdo en que no hay sustituto para las actividades sobre el terreno a fin de determinar si se han usado armas químicas”, afirmó ante la prensa el portavoz de Naciones Unidas, Martin Nesirky.

El régimen de Damasco pidió en marzo a Ban que la ONU investigara su denuncia de uso de armas químicas por parte de la oposición, mientras que Reino Unido y Francia pidieron que se indagara la presunta utilización por parte de las fuerzas leales a al-Asad.

Sin embargo, el Gobierno sirio ha bloqueado desde comienzos de este mes la llegada del grupo de 15 inspectores por considerar que el mandato de la misión propuesto por el secretario general permite a los expertos desplegarse por todo el país y no solo en el punto donde Damasco quiere que investiguen.

Explosivos. El pulso se mantiene mientras que en Damasco, el primer ministro escapó con vida de un intento de asesinato cuando una bomba estalló al paso de su caravana, informó la prensa estatal, en el más reciente ataque contra un alto funcionario del régimen del presidente al-Asad.

El primer ministro, Wael al-Halqi, resultó ileso del ataque en el barrio occidental de Mazzeh, precisó la televisión estatal.

Esta mostró imágenes de vehículos muy dañados y escombros en la zona de la explosión, mientras los bomberos apagaban un incendio causado por el estallido.

La agencia estatal SANA dijo que al-Halqi afirmó que el intento de asesinato expone cómo los grupos armados están “en bancarrota” luego de los más recientes avances de las tropas del régimen.

El conflicto sirio comenzó con protestas pacíficas contra el Gobierno en marzo del 2011, pero eventualmente se volvió una guerra civil que ha matado hasta ahora a más de 70.000 personas, de acuerdo con cifras de la ONU.