19 marzo, 2015

Ginebra

Correos electrónicos internos y documentos obtenidos por la agencia The Associated Press muestran que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se resistió dos meses a hacer sonar la alarma internacional en torno a la epidemia de ébola en África occidental.

El ébola se contrae por contacto directo con los fluidos corporales (sangre, esperma, vómitos, heces, saliva y sudor). | AFP
El ébola se contrae por contacto directo con los fluidos corporales (sangre, esperma, vómitos, heces, saliva y sudor). | AFP

La OMS reconoce haber actuado con lentitud, pero en parte culpó de su respuesta a las características sorprendentes del brote de esta enfermedad, - el peor de la historia con más de 10.000 muertos-.

Los documentos muestran que los funcionarios de esta agencia de las Naciones Unidas estuvieron informados de la gravedad de la situación y recibieron una solicitud urgente de ayuda.

Los textos también dejan ver que altos funcionarios comentaron en privado la idea de declarar una emergencia internacional de salud por la propagación de la enfermedad a principios de junio, dos meses antes de que la declaración fuese hecha, es decir el 8 de agosto.

Pero los principales directivos desalentaron tomar la medida antes, por considerar que hacerlo podría ser percibido como un “acto hostil” y generar riesgo para las economías.