Utilización dependerá del cumplimiento de condiciones como la libertad de elecciones y confincialidad

 12 agosto, 2014

La comunidad médica internacional aprobó el martes el uso de tratamientos no homologados contra el ébola, una fiebre hemorrágica que mató ya a más de 1000 personas en Africa.

Un comité de expertos reunidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de tratamientos primero en África Occidental, el mismo día en que murió un misionero español repatriado desde Liberia.

Es la primera muerte provocada por el virus en Europa desde que se declaró el brote actual.

"Ante las circunstancias de la epidemia y bajo reserva de ciertas condiciones, el comité concluyó que es ético ofrecer tratamientos -cuya eficacia no ha sido aún demostrada y se desconocen sus efectos secundarios- como potencial tratamiento o de carácter preventivo", explicó la OMS.

Esta decisión coincide con la muerte por la fiebre del Ébola de una de las personas contagiadas mientras se ocupaban de los enfermos.

El padre católico repatriado el jueves a Madrid, procedente de Liberia, falleció este martes en la capital española, anunció una portavoz del hospital en el que estaba ingresado.

El comité de la OMS condicionó el empleo de los tratamientos no homologados a una "transparencia absoluta en cuanto a los cuidados, a un consentimiento informado, a la libertad de elección, a la confidencialidad, al respeto de las personas y la preservación de la dignidad y la implicación de las comunidades".

También estableció "la obligación moral de recoger y compartir la información sobre seguridad y eficacia de estas intervenciones" que deben ser objeto de una evaluación constante.

El número de muertos por el virus del Ébola superó el millar, con 1.013 fallecimientos y 1.848 casos registrados (confirmados, sospechosos y probables) en Guinea, Sierra Leona y Liberia, y en menor medida Nigeria, según el último balance de la OMS del lunes.

Por ahora, no hay ninguna cura ni vacuna contra el ébola, que se contagia por contacto directo con la sangre y los líquidos biológicos de personas o animales infectados.

El suero, llamado ZMapp, ha sido administrado con resultados positivos a dos estadounidenses repatriados a Estados Unidos.

Liberia anunció que ponía en cuarentena la provincia de Lofa (norte), la tercera afectada por este medida excepcional.