Un ataque insurgente acabó anoche con la vida de al menos cuatro policías en el distrito de Maywand en la provincia de Kandahar, al sur del país asiático.

 2 febrero, 2015
Un soldado estadounidense fotografía el sitio donde el lunes estalló un coche bomba en la ciudad de Kabul.
Un soldado estadounidense fotografía el sitio donde el lunes estalló un coche bomba en la ciudad de Kabul.

Al menos 31 personas murieron, once de ellas miembros de las Fuerzas de Seguridad afganas y veinte supuestos insurgentes, en operaciones militares y ataques de los talibanes en varias zonas de Afganistán, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

Un ataque insurgente acabó anoche con la vida de al menos cuatro policías en el distrito de Maywand en la provincia de Kandahar, al sur del país asiático, dijo el portavoz del gobernador provincial, Samim Khpalwak, que afirmó desconocer más detalles.

Un portavoz talibán, Qari Yusuf Ahmadi, aseguró en Twitter que fallecieron siete policías, entre ellos el comandante de un puesto de control.

Al menos otros cuatro miembros de la Policía afgana murieron y tres resultaron heridos en otro ataque de supuestos insurgentes a un puesto de control la pasada noche en el distrito de Chest de la provincia de Herat (oeste), declaró un portavoz policial, Abdul Rauf Ahmadi.

Las operaciones del Ejército afgano durante las últimas 24 horas dejaron al menos veinte supuestos insurgentes muertos en las provincias de Ghazni, Kandahar, Paktia (sur) , Kunduz y Jawzjan (norte) , manifestó el portavoz del Ministerio de Defensa, Dawlat Waziri.

Al menos tres militares fallecieron por la explosión de bombas colocadas en carreteras supuestamente por los insurgentes y en ataques de los talibanes, añadió Waziri.

El jueves murieron 17 personas y otras 39 resultaron heridas en un ataque suicida contra el funeral de un comandante de Policía en la provincia de Laghman (este), en una jornada en la que también perdieron la vida once miembros de una milicia progubernamental y siete talibanes en un enfrentamiento en Ghazni (sureste).

Ese mismo días tres contratistas privados estadounidenses y un ciudadano afgano fallecieron por disparos de un insurgente infiltrado entre las Fuerzas de Seguridad en el aeropuerto internacional de Kabul.

Afganistán atraviesa una etapa muy complicada tras la retirada al final de 2014 de la misión de la OTAN, la ISAF, que ha sido sustituida por otra operación denominada “Apoyo decidido”, que mantendrá a entre 3.000 y 4.000 soldados junto a alrededor de 10.800 efectivos estadounidenses en tareas de asesoramiento y capacitación.

Etiquetado como: