4 diciembre, 2012

Niamey. EFE. El presidente de Níger, Isufu Mahamadu, denunció las “vacilaciones estériles” de la comunidad internacional respecto a la crisis de Mali.

En un discurso, el domingo pasado, el líder nigerino subrayó que nada puede justificar que existan tales dudas, e insistió en el compromiso de su país con Bamako y con la búsqueda de una solución.

“El tiempo de las vacilaciones estériles debe dejar paso al de los compromisos y la acción solidaria porque nada, absolutamente nada, puede justificar los aplazamientos de la comunidad internacional que no hacen más que reforzar a quienes ocupan ilegalmente el norte de Mali ” , manifestó Mahamadu.

El político se refería a las dos vías en marcha (una militar y otra política) para abordar la crisis territorial de Mali, cuyo norte es controlado por radicales islámicos.

Mahamadu también remarcó el compromiso de su país de construir junto con su vecino del Sahel “las bases estratégicas de la liberación del norte del país ocupado por fuerzas oscurantistas”, y solicitó una solución rápida para poner fin a “esta grave crisis avivada por AQMI ( al-Qaeda en el Magreb Islámico ) y sus aliados ”.

El domingo, los mandatarios de Níger y Mali enfatizaron en la urgencia de actuar, e indicaron la posibilidad de que las operaciones militares (para expulsar a los grupos islamistas del norte del país) se inicien antes de setiembre del 2013.