13 marzo, 2013

París. AFP. Nevadas excepcionales para la temporada cayeron ayer en el noroeste de Europa, las que, además de paralizar el transporte, provocaron la suspensión de la circulación de los trenes de alta velocidad Eurostar y Thalys, y bloquearon a miles de automovilistas en las carreteras.

Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Holanda y Alemania son los países más afectados por la tormenta de nieve, poco común apenas 10 días antes del inicio de la primavera.

En Francia, donde el tercio norte del país se ve afectado por nevadas de 10 a 30 centímetros en las planicies, la nieve seguirá cayendo hasta hoy por la mañana, según el servicio meteorológico nacional (Météo France).

El tránsito del tren de alta velocidad Eurostar, que une Londres con París, fue suspendido, al igual que el del Thalys, que conecta París con Bruselas.

Hecho poco usual, la empresa francesa de ferrocarriles (SNCF) aconsejó ayer a sus usuarios posponer sus viajes. En la región parisina, la SNCF recomendó incluso a los pasajeros que viven en las afueras de París no intentar ir a la capital y anticipar el regreso a los domicilios por la tarde.

El tráfico aéreo en los aeropuertos parisinos de Roissy Charles de Gaulle y de Orly era conforme con las previsiones, con la anulación del 20 al 25% de los vuelos.

En el sur de Inglaterra, el repentino regreso de la nieve obligó a centenares de personas a pasar la noche en sus automóviles, bloqueados en las carreteras de Kent y de Sussex. En Alemania, las fuertes nevadas causaron el cierre durante dos horas del aeropuerto de Fráncfort, el tercero de Europa.

El mismo escenario se verifica en Bélgica, donde la nieve afectó el transporte público ayer.