8 junio, 2013

Managua. ACAN-EFE. Nicaragua se colocó ayer a un paso de ceder a una empresa china hasta por 100 años una polémica concesión para la construcción y explotación de un canal de gran calado entre el mar Caribe y el océano Pacífico, una obra que durará unos 10 años y costará $40.000 millones.

Dos proyectos de ley que cederían a la desconocida compañía china HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Limited, con sede en Hong Kong, una concesión durante 50 años, prorrogables por otros 50, para operar el canal, fueron enviados ayer a una comisión legislativa, que inició las consultas sobre su viabilidad previo a la discusión en el plenario.

Las iniciativas, que despachó con carácter urgente el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega –y que la oposición rechaza– serán discutidas posiblemente el próximo jueves, dijo la diputada sandinista Jenny Martínez, titular de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional.

El Ejecutivo propuso otorgar una concesión “exclusiva” a la empresa china, cuyo director es Wang Jing, quien, según la oposición nicaraguense, “no es un inversionista, sino un abogado” sin experiencia en asuntos de esta índole.