Fuerzas militares atacaron un campamento en una zona rural al sudoeste de Colombia

 21 mayo, 2015

Bogotá.

Un bombardeo militar contra un campamento de las FARC en el suroeste de Colombia dejó 26 guerrilleros muertos, afirmó este viernes el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, quien calificó el operativo de "acción legítima".

"Los resultados preliminares de este operativo son 26 bajas y un menor de edad recuperado", dijo Santos en una alocución desde el palacio de Nariño, rodeado de la cúpula militar. Anteriormente se había informado de un balance de 18 fallecidos y dos heridos en ese bombardeo.

Colombia es uno de los países del mundo con mayor cantidad de víctimas de minas. El Ejército trabaja en removerlas en los territorios donde no hay guerrilla, pero un reciente acuerdo con las FARC establece el compromiso mutuo de trabajar conjuntamente en esta labor.
Colombia es uno de los países del mundo con mayor cantidad de víctimas de minas. El Ejército trabaja en removerlas en los territorios donde no hay guerrilla, pero un reciente acuerdo con las FARC establece el compromiso mutuo de trabajar conjuntamente en esta labor.

Las Fuerzas Militares realizaron un bombardeo contra un campamento de las FARC en una zona rural del municipio de Guapi, indicaron fuentes del Ministerio de Defensa.

Según las primeras informaciones, la operación se realizó para capturar a alias Javier, segundo cabecilla del frente 29 de las FARC.

La fuente dijo que esta columna rebelde fue la que atacó, el 22 de noviembre del año pasado, una estación de carabineros en la turística isla de Gorgona, en el Pacífico, donde dieron muerte a un oficial y arrasaron el cuartel policial.

En el operativo de este jueves fueron incautados una ametralladora, 15 fusiles, siete pistolas y un radio de comunicaciones, señaló por su parte el diario El Tiempo en su página electrónica.

Este es el primer gran golpe contra las FARC desde que el pasado 15 de abril el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó la reanudación de bombardeos contra campamentos de esa guerrilla.

La medida fue tomada por el jefe de Estado en respuesta al ataque de las FARC a una unidad militar que ese día estaba descansando en un recinto deportivo en el corregimiento de Timba, perteneciente al municipio de Buenos Aires (Cauca), acción en la que murieron once miembros del Ejército y más de 20 quedaron heridos.

Santos había suspendido los bombardeos el pasado 10 de marzo por un mes, medida que prorrogó el 10 de abril para reducir la intensidad del conflicto armado y en respuesta al cumplimiento que las FARC venían haciendo hasta entonces del cese el fuego unilateral declarado en diciembre de 2014.

El Gobierno colombiano y las FARC desarrollan conversaciones de paz desde noviembre de 2012 en La Habana sin que haya un alto el fuego bilateral.

Santos siempre se ha opuesto al alto el fuego bilateral hasta que no se firme un acuerdo de paz, mientras que la guerrilla insiste en que se debe adoptar esa medida para evitar acciones de parte y parte que generen turbulencias en la mesa de negociación.

Noticia actualizada este viernes a las 8:47 a. m.