En el resto del país, un policía murió tiroteado al norte de Bagdad y los cuerpos de dos hombres, con marcas de tortura, fueron descubiertos en dos barrios diferentes de la capital, según fuentes médicas y de seguridad

 7 abril, 2014

Damasco, Siria

Las fuerzas de seguridad iraquí mataron el lunes en combate a 19 insurgentes, indicaron fuentes médicas y de los servicios de seguridad, en un país en el que la violencia no aimana a menos de un mes de las legislativas.

Un total de 19 insurgentes murieron en combates con la policía y el ejército al sur de Bagdad y en los alrededores de Ramadi y Faluya (al oeste), indicó el general Saad Maan, portavoz del ministerio del Interior, quien no precisó si las fuerzas de seguridad sufrieron pérdidas.

A principios de enero, insurgentes y combatientes de tribus antigubernamentales se apoderaron de varias zonas de Ramadi y de la totalidad de la ciudad vecina de Faluja. Las fuerzas de seguridad retomaron la mayor parte de Ramadi pero no Faluja, a 60 km de Bagdad.

En el resto del país, un policía murió tiroteado al norte de Bagdad y los cuerpos de dos hombres, con marcas de tortura, fueron descubiertos en dos barrios diferentes de la capital, según fuentes médicas y de seguridad.

El descontento de la minoría sunita y el conflicto en Siria alimentan desde hace más de un año un nuevo pico de violencia sin precedente desde 2008, que ha dejado más de 2.400 muertos en ataques casi diarios en 2014, según un recuento de la AFP.

A medida que se acercan las elecciones legislativas previstas el 30 de abril, el primer ministro, Nuri al Maliki, y otros responsables chiitas, tratan de mostrar su firmeza en vez de iniciar el diálogo con los sunitas, como lo recomiendan expertos y diplomáticos.

Etiquetado como: