Descubridor del ‘beso de la muerte’ de las células

 10 junio, 2015

Massachusetts. ap Irwin Rose, un bioquímico que compartió el premio Nobel de Química 2004 por descubrir una manera en que las células destruyen proteínas no deseadas –la base del desarrollo de nuevas terapias para enfermedades como el cáncer de cérvix y la fibrosis cística–, falleció a los 88 años.

Cada célula humana contiene unas 100.000 proteínas diferentes, que realizan trabajos como acelerar reacciones químicas y actuar como señales.

Rose, junto con los israelíes Aaron Ciechanover y Avram Hershko, ganó el Nobel por descubrir cómo las células de plantas y animales marcaban proteínas viejas o dañadas con una molécula que suponía “el beso de la muerte”: el polipéptido ubicuitina. Las proteínas son entonces cortadas en trozos pequeños.

El procedimiento gobierna procesos cruciales tales como la división celular, reparación de ADN y control de calidad de proteínas recién producidas, así como partes importantes de las defensa inmunes del cuerpo contra enfermedades, destacó la Real Academia de Ciencias Sueca.