Se les acusa de la desaparición de 20 campesinos y la violación a 15 mujeres

 14 octubre, 2014

Cuidad de Guatemala

Un juez penal ordenó enjuiciar a dos militares guatemaltecos acusados de la desaparición de 20 campesinos y la violación y esclavitud sexual de 15 mujeres indígenas durante la guerra interna (1960-1996), informó este martes una fuente judicial.

El presidente del Juzgado de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Galvez, dijo que elevó a juicio a los imputados al admitir el testimonio de varias víctimas de violación antes de autorizar el debate oral y público.

Las víctimas dieron su testimonio de los hechos y reconocieron a los presuntos responsables, agregó el juez.

En tanto, un soldado declaró que el coronel imputado Esteelmer Reyes Girón era quien daba las órdenes en el destacamento militar donde habrían ocurrido los hechos.

Junto con Reyes Girón será procesado el excomisionado militar (civiles colaboradores del Ejército) Heriberto Valdez Asij.

El coronel es acusado de delitos contra la humanidad, mientras que Valdez por desaparición forzada y asesinato.

Según la acusación, los hechos se registraron entre 1982 y 1983 en un destacamento militar en la comunidad de Sepur Zarco, entre los departamentos de Alta Verapaz e Izabal (noreste).

Las mujeres indígenas de la etnia maya q'eqchíes fueron sistemáticamente violadas sexualmente por militares, al parecer algunas veces frente a sus esposos e hijos, y obligadas a trabajar y cocinar para la tropa durante meses.

El juicio es emblemático en este país centroamericano toda vez que fue impulsado por las 15 mujeres que sufrieron esos vejámenes, una de las cuales ya murió.

El juez Galvez aun no ha determinado la fecha de apertura del juicio.

Guatemala vivió una guerra durante 36 años que dejó 200.000 muertos o desaparecidos, según un informe de las Naciones Unidas, que responsabilizó del 93% de los casos a fuerzas del Estado.

Los indígenas, que representan 42% de los 15 millones de guatemaltecos, fueron los más afectados por las violaciones a los derechos humanos, con 83,33% de los casos.