Gobierno trabaja en plan para ayudar a cerca de 59.800 familias afectadas

 23 febrero, 2014

La Paz

Las lluvias e inundaciones que azotan a Bolivia desde hace semanas han dejado ya 59 personas fallecidas, más de 59.800 familias damnificadas y 108.000 reses muertas, informaron hoy fuentes oficiales y empresariales.

El ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra, precisó a la agencia estatal ABI las cifras de personas fallecidas y familias damnificadas por las inundaciones, que azotan sobre todo a la región amazónica de Beni, fronteriza con Brasil.

"Haciendo un balance, las familias afectadas ascendieron a 59.800, perdieron la vida por diferentes circunstancias causadas por las lluvias 59 personas" , señaló Saavedra, quien acompañó esta mañana al presidente Evo Morales en la entrega de embarcaciones para el rescate de ganado en el pueblo beniano de Santa Ana de Yacuma.

Las calles de la ciudad de Trinidad, capital del departamento de Beni, lucen totalmente anegadas.
Las calles de la ciudad de Trinidad, capital del departamento de Beni, lucen totalmente anegadas.

Entretanto, el presidente de la Federación de Ganaderos de Beni, Mario Hurtado, dijo a medios locales que más de 108.000 reses han muerto y otro medio millón de animales está en riesgo a causa de las inundaciones en esa región.

Agregó que las pérdidas para los ganaderos superan los 65 millones de dólares.

Al entregar las embarcaciones para salvar ganado, Morales expresó hoy su preocupación porque, según dijo, las lluvias e inundaciones registradas este año son más fuertes que las ocurridas en sus tres primeros años en la Presidencia de Bolivia.

"Lo que está pasando en especial en el departamento de Beni es algo no visto en la historia de Bolivia", dijo el gobernante.

Reiteró su llamado a que la gente afectada por las inundaciones se ponga a salvo antes de arriesgar la vida por salvar sus bienes y ratificó la ayuda del Gobierno para el sector ganadero.

Según un reporte oficial, Bolivia está recibiendo ayuda de Argentina, Brasil, Colombia, España, Reino Unido, Perú y organismos como Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), además de empresas privadas como la petrolera española Repsol.

El ministro Saavedra indicó que se dispone de 450 toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados y que de esa cifra, 230 toneladas han sido destinadas a Beni.

Etiquetado como: