El gobierno turco autorizó la semana pasada el paso por su territorio de unos 150 efectivos de la provincia autónoma kurda de Irak; lucha contra el Estado Islámico

 28 octubre, 2014

Sanliurfa

Los primeros combatientes kurdos iraquíes con destino a la ciudad siria de Kobane (norte del país), asediada por los yihadistas, llegaron la madrugada de este miércoles al aeropuerto de Sanliurfa, en el sur de Turquía, indicó un responsable local.

Los combatientes "peshmergas", cuyo número no fue indicado fueron trasladados a la frontera entre Turquía y Siria, a unos 50 kilómetros del aeropuerto, escoltados por cuatro vehículos blindados del ejército turco y un vehículo de policía, indicó una periodista de la agencia de noticas AFP.

Las fuerzas de seguridad turcas cerraron de inmediato la carretera que lleva a la frontera y bloquearon a los numerosos periodistas que querían seguir al convoy.

Bajo la presión de Estado Unidos, el gobierno turco autorizó la semana pasada el paso por su territorio de unos 150 combatientes de la provincia autónoma kurda de Irak.

Además del contingente que llegó a Sanliurfa, se espera la llegada a Turquía de otro convoy de unos cuarenta vehículos con armas pesadas que tiene previsto dirigirse a Kobane a través de la ciudad fronteriza turca de Silopi.

Turquía se niega a ayudar militarmente a las fuerzas kurdas sirias, que desde hace un mes defienden la ciudad de Kobane, asediada por el grupo Estado Islámico. Las autoridades turcas temen que una operación de este tipo beneficie al presidente sirio Bashar al-Asad y a los kurdos sirios y turcos.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan califica de "terrorista" el Partido de la Unión Democrática (PYD), el principal partido kurdo de Siria, cuyo brazo armado lucha contra el EI. Turquí también considera "terrorista" al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que desde 1984 se opone al gobierno de Ankara.

Por su parte, Estados Unidos está llevando a cabo contactos directos con el PYD y la semana pasada lanzó armas y municiones para apoyar a sus fuerzas en Kobane.