Este 7 de setiembre el pontífice presidirá una vigilia de oración prevista en la plaza San Padro

 3 septiembre, 2013

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco ha puesto en marcha medidas destinadas a reformar las estructuras administrativas de la Iglesia católica . | ARCHIVO
El papa Francisco ha puesto en marcha medidas destinadas a reformar las estructuras administrativas de la Iglesia católica . | ARCHIVO

El llamado del papa Francisco a cumplir una jornada de ayuno y de oración por la paz en Siria el próximo sábado recibe adhesiones más allá de la Iglesia católica, tanto en el mundo musulmán como entre los no creyentes, indicó el martes el Vaticano.

"Queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflicto, estalle la paz", dijo Francisco en un nuevo tuit difundido el martes.

El gran mufti Ahmad Badreddin Asun, jefe del islam sunita de Siria, recibió favorablemente el llamado del papa y exhortó a los fieles musulmanes a plegarse al llamado papal, indicó el martes la prensa italiana.

Ahmad Badreddin Asun encara incluso la posibilidad de viajar al Vaticano, aunque su presencia el sábado en la plaza San Pedro es poco probable, agregaron las fuentes.

El llamado papal obtuvo también la sorprendente adhesión de la ministra italiana de Relaciones Exteriores, Emma Bonino, una atea convencida y miembro del Partido Radical italiano, conocido por su lucha a favor del divorcio y el aborto.

"La no violencia está en mi ADN y nunca rechazo una iniciativa no violenta", declaró Bonino.

Por su parte, el ministro de Defensa, Mario Mauro, católico conservador, declaró que quería participar en el ayuno.

Importantes movimientos católicos como Focolari y Sant'Egidio, muy comprometidos en las negociaciones de paz en varios continentes, dieron a conocer su total apoyo a la iniciativa de Francisco.

El papa Francisco llamó el domingo pasado a los cristianos, a los creyentes de otras religiones y a los ateos a ayunar y orar por la paz.

El 7 de septiembre, el papa Francisco presidirá una vigilia de oración prevista en la plaza San Padro de las 7 p. m. a las 11 p. m. que se espera que reúna a miles de fieles.

Probablemente Francisco haga un discurso durante esa ceremonia que será muy sobria, indicaron fuentes del Vaticano.