11 julio, 2014

Bagdad. EFE. La presidencia del Kurdistán iraquí exigió ayer al primer ministro, Nuri al-Maliki, que abandone el cargo porque ha destruido Irak, después de que el jefe de Gobierno acusó a líderes kurdos de acoger a los yihadistas en Erbil .

“Debes pedir disculpas al pueblo iraquí y dejar la silla de la jefatura del Ejecutivo. Quien destruye un país no puede rescatarlo de la crisis”, afirmó el comunicado de la presidencia kurda.

El portavoz kurdo, Amid Sabah, aseguró que el feudo de los yihadistas del Estado Islámico (EI) se encuentra en el territorio que les “entregó” al-Maliki, en alusión a la desbandada del Ejército iraquí en junio en el norte del país, ante el avance de la insurgencia.

También consideró que el gobernante está en un estado de “verdadera histeria y desequilibrio” e intenta “por todos los medios posibles justificar sus errores y fracasos, y culpar de ellos a otros”.

Esta anciana descansa en Erbil luego de huir de la ciudad de Mosul. | AP
Esta anciana descansa en Erbil luego de huir de la ciudad de Mosul. | AP

“Hemos escuchado a al-Maliki verter acusaciones falsas contra la ciudad de Erbil”, dijo Sabah sobre las declaraciones del miércoles del primer ministro, de que en la capital del Kurdistán iraquí se había establecido “la sala de operaciones” del EI y los baazistas.

La Presidencia kurda afirmó que la ciudad de Erbil no es lugar para los combatientes del Estado Islámico ni similares, sino “refugio de los oprimidos que han huido de las dictaduras”.

Tensión con Bagdad. Igualmente, el Parlamento del Kurdistán tildó antenoche de “acusaciones sin fundamento para ocultar su fracaso político y militar” las palabras del primer ministro de Irak.

Esta escalada de la tensión entre el Gobierno de Bagdad y el kurdo se produce días después de que el presidente del Kurdistán, Masud Barzani, dio los primeros pasos para celebrar un referendo sobre la independencia de su región .

Las fuerzas kurdas peshmergas controlan además ahora varias zonas en disputa, tras la desbandada del Ejército iraquí, como la ciudad petrolera de Kirkuk.

El conflicto iraquí adquirió una nueva dimensión el 29 de junio con la proclamación por parte del EI de un califato que abarca desde la provincia siria de Alepo a la iraquí de Diyala, pretensión que tanto Irak como Siria rechazan.

Etiquetado como: