3 marzo, 2013

El Cairo. AFP. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, llegó ayer a El Cairo para intentar impulsar un consenso entre los islamistas en el poder y la oposición, que planea boicotear las elecciones legislativas de abril.

“Es primordial, esencial, urgente que la economía egipcia se vuelva más fuerte, que se recobre”, declaró a empresarios en presencia de periodistas.

“Es evidente para nosotros que es necesario llegar a un acuerdo con el FMI. Es necesario inspirar confianza a los mercados”, añadió.

Egipto está en negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un préstamo de 4.800 millones de dólares, juzgado capital para restaurar la confianza en la economía.

En momentos en que Kerry llegaba a Egipto, un grupo de manifestantes provocó un incendio en una comisaría de Port Said, una ciudad del noreste del país que observa un movimiento de desobediencia civil por tercera semana consecutiva.

En su primera visita a Egipto desde que asumió sus funciones el 1°. de febrero, Kerry, quien se entrevistó con el principal dirigente de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, tiene previsto reunirse con el presidente Mohamed Mursi, el jefe de la diplomacia Mohamed Kamel Amr, y representantes de partidos políticos y de la sociedad civil.

Kerry pretende recalcar la “importancia de alcanzar un consenso”, declaró un alto funcionario del Departamento de Estado.

No obstante, dos importantes dirigentes del opositor Frente de Salvación Nacional (FSN), el premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei y Hamdeen Sabahi, afirmaron que se habían negado a entrevistarse con Kerry, como consecuencia de las presiones que está ejerciendo Estados Unidos para que el FSN no boicotee las elecciones legislativas previstas a partir del 22 de abril.