22 septiembre, 2012

Washington. AFP. Barack Obama dio ayer garantías a los jubilados de que los apoyará y acusó a su adversario, Mitt Romney, de querer reducir sus conquistas sociales.

Obama dio un discurso por vía satelital al congreso de la principal asociación de jubilados estadounidense, la AARP.

Los sistemas “Medicare” (el seguro médico público para las personas de más edad) y de jubilación “no son una limosna”, aseguró el presidente, en alusión directa a las declaraciones de Romney en el sentido de que “el 47%” de los estadounidenses tiene mentalidad de víctimas que creen que deben recibir una ayuda del Gobierno, lo cual desestabilizó su campaña y le hizo caer en los sondeos.

“Ustedes han contribuido a esos programas durante toda su vida. Se lo merecen. Como presidente, mi tarea es que el sistema Medicare y las jubilaciones se mantengan sólidos”, aseguró.

En ese mismo congreso, el candidato republicano a la vicepresidencia de EE.UU., Paul Ryan, fue abucheado e interrumpido al explicar su plan para hacer viable el programa público de cobertura médica para las personas mayores.

Los mayores de 60 años fueron la única franja de edad en la que Obama no tuvo mayoría en las elecciones de 2008.

Etiquetado como: