En su primera visita a México desde que está al frente de la diplomacia estadounidense, Kerry se reunirá este miércoles con el presidente Enrique Peña Nieto y el canciller José Antonio Meade, con quienes discutirá asuntos de la agenda bilateral y regional

 21 mayo, 2014
Secretario de Estado, John Kerry, saluda al secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade. Kerry llegó a México para discutir una serie de temas bilaterales, incluyendo la expansión de el comercio y el crecimiento económico.
Secretario de Estado, John Kerry, saluda al secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade. Kerry llegó a México para discutir una serie de temas bilaterales, incluyendo la expansión de el comercio y el crecimiento económico.

México.

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, llegó este miercóles a México para una breve visita enfocada en la cooperación educativa, pero en la que también se discutirá cómo ambos socios pueden colaborar en la resolución de la crisis política en Venezuela.

En su primera visita a México desde que está al frente de la diplomacia estadounidense, Kerry se reunirá este miércoles con el presidente Enrique Peña Nieto y el canciller José Antonio Meade, con quienes discutirá asuntos de la agenda bilateral y regional.

Uno de los temas regionales que tratarán Kerry y Meade es la situación política en Venezuela, donde siguen suspendidos los diálogos entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición para negociar el fin de más de tres meses de protestas, que dejaron más de 40 muertos.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo a periodistas que acompañan a Kerry que el gobierno de Venezuela tiene "días o quizás semanas como mucho" para responder a las frustraciones de la oposición o los manifestantes podrían volver a las calles.

"Ese es el temor", dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato.

La oposición venezolana congeló las conversaciones la semana pasada después de que las autoridades detuvieron a más de 200 estudiantes que se manifestaron.

El funcionario estadounidense dijo que los cancilleres hablarían sobre los esfuerzos de los gobiernos de la Unasur y el Vaticano para mediar en las conversaciones.

También se verá "qué más podemos hacer desde fuera del proceso para, o bien ayudarlo o para estar listos para hacer algo más", añadió.

El funcionario reconoció que Washington no tiene mucha influencia en Caracas y que desconoce cuál era la que podía tener el gobierno de México, pero recordó que el canciller Meade estuvo recientemente en Caracas y que el pasado mes México hospedó una cumbre de países del Caribe, a la que acudió el canciller venezolano, Elías Jaua.

La fuente dijo que ambos gobiernos podrían trabajar con los países suramericanos para presionar al gobierno de Maduro a implementar demandas de la oposición "rápidamente antes de que esto realmente se desmorone".

Una comisión del Senado estadounidense allanó el martes el camino a futuras sanciones del Congreso contra funcionarios venezolanos involucrados en violaciones de derechos humanos durante las manifestaciones, pero el funcionario estadounidense dijo que el gobierno de Barack Obama no apoya tomar ese tipo de medidas "ahora mismo".

Estas posibles sanciones fueron catalogadas el martes como "detestables" por el presidente venezolano.

Maduro instó a la oposición a repudiar las "amenazas de sanciones" que consideró una nueva "injerencia de sectores de ultraderecha de Estados Unidos en los asuntos internos" del país.