Investigadores calculan que se lavaron más de $6.000 millones

 23 septiembre, 2014
Liberty Reserve tenía su centro de operaciones en Escazú, donde operaba la firma Grupo Lulu. | FOTO: ALBERT MARÍN
Liberty Reserve tenía su centro de operaciones en Escazú, donde operaba la firma Grupo Lulu. | FOTO: ALBERT MARÍN

El jefe de tecnología de Liberty Reserve se declaró culpable este martes de cargos criminales que pesaban en su contra en Estados Unidos. La empresa usaba una moneda digital alternativa en lo que las autoridades llaman un esquema masivo de fraude global.

Fiscales estadounidenses dijeron que Maxim Chukharev, de 28 años de nacionalidad rusa y detenido en Costa Rica en el 2013, se declaró culpable ante una corte federal en Nueva York por conspirar para operar un negocio sin licencia de transmisión virtual de dinero, señaló un comunicado del Departamento de Justicia.

La sentencia fue programada para el 30 de enero y puede llegar a una pena máxima de cinco años de prisión, acotó la autoridad.

Chukharev es una de las siete personas que afrontaron cargos en mayo de 2013 cuando autoridades federales anunciaron que cerraron lo que describieron como uno de los mayores esquemas de lavado de dinero del mundo.

Según una sentencia emitida por el Tribunal Penal de Pavas, Costa Rica, Chukharev era el encargado de mantener la infraestructura tecnológica del sistema.

"Por ejemplo, en registros obtenidos con orden judicial, de proveedores de varios servicios que usaban Liberty Reserve en la operación de su sitio web y sistema de correo electrónico, se listaba a Chukharev como el punto de contacto técnico de Liberty Reserve".

Los investigadores estadounidenses dijeron que se lavaron más de $6.000 millones en activos criminales entre 2006 y 2013 mediante el establecimiento de cuentas, utilizando la moneda alternativa virtual Liberty Reserve.

El mecanismo de intercambio digital, que permite a los depositantes de fondos cubrir sus identidades, era similar al bitcoin y otras divisas digitales fue desarticulado en mayo del 2013.

"Liberty Reserve fue ampliamente utilizada para fines ilícitos, que funcionó como el banco de elección para el mundo del hampa", precisó el comunicado del Departamento de Justicia.

Los directores de Liberty Reserve fueron arrestados en una redada el año pasado en Costa Rica, España y Nueva York, sellando el destino de una empresa que había sido una de las más exitosas en el popular pero cada vez más vigilado mundo de la banca no oficial y de las monedas virtuales.

En la estafa también participaban Vladimir Kats (también se declaró culpable), Marck Marmilev y el marroquí Azzeddine el Amine, subdirector de la firma Liberty, quien confeso en agosto ser parte del proceso de estafa.