Programa se llamará "Asistencia Financiera No Reembolsable", anunció el canciller japonés, Fumio Kishida, tras llegar acompañado con 30 empresarios de Japón a la isla

 2 mayo, 2015

La Habana. Japón desea "consolidar" sus relaciones económicas y poner en marcha un "nuevo esquema de cooperación a gran escala" con Cuba para apoyar las reformas del presidente Raúl Castro, anunció el canciller japónés, Fumio Kishida, en La Habana.

"En primer lugar, con el objetivo de respaldar el esfuerzo de Cuba por las reformas, quisiera comenzar un nuevo esquema de cooperación japonesa de gran envergadura, a gran escala, llamado de Asistencia Financiera No Reembolsable", dijo Kishida este sábado, durante un encuentro con su par cubano, Bruno Rodríguez.

"En segundo lugar, quisiéramos consolidar nuestra relaciones económicas", añadió el canciller japonés, quien llegó este jueves, 30 de abril, a la isla acompañado por un grupo de 30 empresarios de su país, quienes participaron en un foro de negocios realizado, hoy, sábado.

El canciller japonés, Fumio Kishida (centro), acompañado del historiador de La Habana Eusebio Leal (izq.) durante su encuentro de este sábado 2 de mayo, en la isla.
El canciller japonés, Fumio Kishida (centro), acompañado del historiador de La Habana Eusebio Leal (izq.) durante su encuentro de este sábado 2 de mayo, en la isla.

Kishida, el primer jefe de la diplomacia nipona en visitar la isla, destacó que Japón quiere llevar sus relaciones con La Habana "a un nuevo nivel" y que empresariado de su país "tiene un alto interés en Cuba".

Asimismo, subrayó que su país "da la bienvenida y su apoyo al inicio del diálogo" entre Estados Unidos y Cuba para normalizar sus relaciones, iniciado en diciembre, tras medio siglo de enemistad.

Diálogo. Durante un encuentro con el vicepresidente cubano, Ricardo Cabrisas, Kishida explicó que el nuevo esquema de cooperación con Cuba echará a andar en el otoño, cuando su país inicie un proyecto de donación de equipos médicos a la isla, según la agencia cubana Prensa Latina.

En la mañana, Rodríguez dijo al canciller japonés que "las relaciones con Japón constituyen una prioridad" para Cuba, que tiene "la voluntad de profundizar los vínculos bilaterales en todos los ámbitos, incluido el comercio, la inversión, la cooperación científica y la cooperación multifacética".

"Hay un verdadero potencial por desarrollar (...) y estoy convencido de que su visita será una contribución decisiva para fortalecer las relaciones", agregó.

El portavoz de Kishida, Ken Okaniwa, reconoció en La Habana durante un encuentro con corresponsales extranjeros que por ahora resulta "difícil" para las empresas niponas hacer negocios en Cuba, pues se enfrentan a eventuales sanciones estadounidenses en virtud del embargo que Washington aplica contra la isla desde 1962.

Okaniwa recordó que Tokio reprogramó la deuda cubana hace tres años y vaticinó que podría crecer el comercio bilateral, que hoy apenas asciende a unos $52 millones, dos tercios de ellos de ventas japonesas a La Habana.

Cuba exporta tabaco, café y pescado a Japón y le compra principalmente maquinaria, indicó Okaniwa.

Japón y Cuba festejaron el año pasado los cuatro siglos de amistad entre ambos países insulares, cuyo primer contacto ocurrió en 1614 con la llegada a la isla del primer japonés, el samurái Hasekura Tsunenaga.