12 septiembre, 2012

Jerusalén. EFE. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, criticó ayer implícitamente a EE.UU. por su posición respecto al programa nuclear iraní y aseguró que quien rechaza poner “líneas rojas” ante Irán no tiene “derecho moral” a poner una “luz roja” ante Israel.

“El mundo le dice a Israel: espera, aún hay tiempo. Y yo digo: ¿esperar para qué, esperar hasta cuándo?”, dijo Netanyahu en una conferencia de prensa junto al primer ministro búlgaro, Boyko Borisov.

Netanyahu pregunto “qué hará ahora Irán si sabe que no hay líneas rojas, si sabe que no hay plazos. Pues exactamente –se respondió– lo que está haciendo: continuar sin ninguna interferencia hasta conseguir la capacidad de fabricar armas nucleares y a partir de ahí bombas nucleares.

”Los que en la comunidad internacional rechazan poner líneas rojas ante Irán no tienen derecho moral a poner una luz roja ante Israel”, enfatizó en referencia a las peticiones a Israel para que no ataque a la República Islámica.

La secretaria de Estado de EE. UU., Hillary Clinton, declaró el domingo que su administración no “está poniendo plazos” a Irán y que considera todavía las negociaciones “la mejor aproximación con diferencia” para impedir que ese país desarrolle armas nucleares.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, señaló que “no es útil poner plazos de una forma u otra” o fijar “líneas rojas” respecto a dónde EE. UU. puede permitir que avance el programa nuclear.

En cambio, Netanyahu se mostró ese domingo partidario de fijar “claras líneas rojas” cuya superación ocasionaría un ataque militar contra instalaciones nucleares iraníes. Ese límite, cree Netahyahu, evitaría llegar a ese punto.