28 octubre, 2015
El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif
El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif

Teherán

Irán confirmó su asistencia a las conversaciones internacionales que se realizan esta semana en Viena sobre el futuro de Siria, después de una invitación de Moscú que marcaría la primera asistencia de Teherán en dicha reunión.

El país de Medio Oriente fue invitado después de que Estados Unidos dijera estar dispuesto a hablar con su viejo enemigo si eso pudiera ayudar a frenar la guerra civil siria, iniciada hace más de cuatro años.

Irán es un aliado clave del presidente sirio Bashar al-Asad y durante años ha proporcionado a su gobierno respaldo militar y político. Teherán reconoce que elementos de su Guardia Revolucionaria están en terreno sirio como consejeros, pero niega la presencia de tropas de combate en el país.

La televisora estatal iraní citó a la portavoz del Ministerio de Exteriores, Marzieh Afjam, diciendo el miércoles que el canciller Mohamad Yavad Zarif asistiría a las conversaciones. No proporcionó detalles, pero agregó que Zarif discutió la noche del martes y la mañana del miércoles la crisis siria con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

Los viceministros de Exteriores Hossein Amir Abdollahian, Abás Araghchi y Majid Takht-e-Ravanchi acompañarían a Zarif en el viaje, agregó la televisora.

"Creemos que la solución de Siria es una solución política. Los participantes estadounidenses y extranjeros en Siria no tiene más opción que aceptar las realidades en Siria " , dijo Abdollahian al canal televisivo estatal el miércoles. "Asad tiene la preparación necesaria para conversaciones con insurgentes comprometidos con el camino político".

Una ronda de conversaciones ya se había llevado a cabo en Viena entre Rusia y Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudí, los cuales apoyan la oposición siria. Además del Irán (aliado de Asad) países a favor de rebeldes árabes fueron invitados a la nueva ronda, incluidos Jordania y Emiratos Árabes Unidos, además de diplomáticos de Gran Bretaña, Francia y Alemania. El ministro de Exteriores de Egipto —poco crítico de Asad— también confirmó su asistencia.

Intentos internacionales previos no han logrado detener la guerra que está por comenzar su quinto año y ha cobrado la vida de unas 250.000 personas y desplazado a millones.

Etiquetado como: