La ONU anunció que envió las invitaciones para la cumbre del 22 de enero a una primera lista de invitados en la que no está incluido el país iraní

 6 enero, 2014

Teherán

El mediador internacional Lajdar Brahimi (centro) conversa con miembros de la delegación francesa momentos antes de la reunión en la sede de las Naciones Unidas de Ginebra, Suiza, programada para este viernes.
El mediador internacional Lajdar Brahimi (centro) conversa con miembros de la delegación francesa momentos antes de la reunión en la sede de las Naciones Unidas de Ginebra, Suiza, programada para este viernes.

El ministerio iraní de Relaciones Exteriores declinó este lunes la oferta estadounidense para desempeñar un papel secundario en la conferencia de paz sobre Siria prevista el 22 de enero en Suiza y aseguró que Teherán sólo aceptará una invitación que respete su "honor".

"Irán siempre ha dicho que está dispuesto a participar sin condiciones previas" en esta conferencia que debería reunir a la oposición y el régimen sirios, así como a los principales actores del conflicto, indicó la portavoz del ministerio Marzieh Afjam, según declaraciones recogidas por la agencia oficial IRNA.

"Teherán sólo aceptará ofertas que respeten el honor de la República Islámica", puntualizó sin dar más detalles.

Afjam respondió así a las preguntas sobre las declaraciones del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, sobre la posibilidad de que Irán, principal aliado regional de Damasco, juegue algún papel en la conferencia de paz organizada a iniciativa de Washington y Moscú.

La ONU, favorable a una participación de Teherán, anunció que envió las invitaciones para la cumbre del 22 de enero a una primera lista de invitados en la que no está incluido Irán.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry, discutirán sobre la participación de Irán durante una reunión el 13 de enero.

Estados Unidos se opone a la participación de Irán en la conferencia "Ginebra II" hasta que Teherán no ratifique el acuerdo alcanzado en junio de 2012 durante "Ginebra I", que convino la puesta en marcha de un gobierno de transición en Siria para reemplazar al régimen del presidente Bashar al-Asad.

El domingo, Kerry abrió la puerta a una presencia de Irán al preguntarse si los iraníes "¿podrían contribuir al margen?" y asegurar que "todo el mundo estaría contento de que Irán sea constructivo".

A Irán se le acusa de apoyar financieramente y militarmente al régimen sirio y a su aliado libanés, el Hezbolá chiita. Teherán asegura que no tiene presencia militar oficial en Siria y que proporciona apoyo en forma de ayuda financiera.

Etiquetado como: