El precio base es de 125.000 euros y el sábado se sabrá si tiene dueño

Por: AFP Hace 6 días
Alwine,una aldea próxima al pueblo de Uebigau-Wahrenbrueck, en el este de Alemania.
Alwine,una aldea próxima al pueblo de Uebigau-Wahrenbrueck, en el este de Alemania.

Alwine, Alemania. Una mañana, Paul Urbanek descubrió un nuevo cartel a la entrada de Alwine, un municipio de casas decrépitas de la antigua Alemania Oriental comunista. Y así fue como supo que su aldea había salido a subasta.

”¡Nos cayó como un jarro de agua fría!”, cuenta Paul, de 71 años, quien vino a instalarse a la localidad en el 2010 a causa, dice, de su tranquilidad.

El sábado, la decena de casas, además de las cabañas, garajes y terrenos de los alrededores; es decir cerca de 16.800 m2, serán puestos en venta, según un catálogo publicado por la sociedad Karhausen, en Berlín.

El precio de salida para este “lote con tintes de aldea” donde viven una veintena de personas, la mayoría jubilados, es de 125.000 euros.

“Hay mucha gente interesada”, asegura Matthias Knake, director de Karhausen, que afirma no haber “vendido nunca todo un pueblo”.

Impregnada de historia

Una cosa es segura: el comprador, si se encuentra alguno, se hará con un pedazo de la historia alemana, un lugar que, con sus casas destartaladas y sus residentes ancianos simboliza el destino de numerosas aldeas de la antigua Alemania Oriental, que los jóvenes desertaron tras la reunificación, hace 27 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las juventudes hitlerianas acudían a entrenarse a las inmediaciones de Alwine, a unos 120 km al sur de la capital. También se encarceló aquí a prisioneros de guerra.

Hasta la reunificación, en 1990, la localidad -que en aquel entonces todavía contaba con una cincuentena de habitantes- pertenecía a una fábrica de briquetas de carbón.La factoría cerró en 1991, como el grueso de la industria del este alemán en aquella época, y el lugar se vació de sus habitantes.

Como esta, muchas otras viviendas en la aldea alemana de Alwine están en ruinas.
Como esta, muchas otras viviendas en la aldea alemana de Alwine están en ruinas.
Despoblación

“Por supuesto, en su mayoría fueron los jóvenes, chicas y chicos de este lugar, quienes se marcharon a Alemania del oeste”, explica Peter Kroll, representante de la circunscripción, que vive en la región desde 1945.Y ninguno regresó, dice.

Toda la Alemania Oriental, y especialmente las zonas rurales, vivió traumas idénticos. Su población se redujo un 15% entre 1990 y el 2015, según las últimas estadísticas del gobierno alemán.

“Después de la reunificación, mucha gente se fue a causa del trabajo”, recuerda Hildegard Schröteler-von Brandt, profesora especializada en demografía de la Universidad de Siegen, en el oeste del país.

El rótulo avisa que esta casa se alquila en Alwine, una aldea de la antigua Alemania Oriental.
El rótulo avisa que esta casa se alquila en Alwine, una aldea de la antigua Alemania Oriental.

“Los empleos (perdidos) no fueron reemplazados en ninguna parte de Alemania del este”, subraya.

En el año 2000, la aldea -en manos de una empresa encargada de gestionar y reestructurar los bienes heredados de la antigua Alemania Oriental- fue cedida a inversores privados por un simbólico marco, recuerda Kroll.

Los propietarios, dos hermanos que pidieron el anonimato, no han hecho nada para frenar el declive de las propiedades del lugar, en un estado avanzado de deterioro, y que necesita una “renovación y saneamiento”, como indica el folleto de venta.

Algunos habitantes ni siquiera tienen un contrato de alquiler formal.

Paul Urbanek es uno de los pocos residentes que quedan en la aldea de Alwine, este de Alemania.
Paul Urbanek es uno de los pocos residentes que quedan en la aldea de Alwine, este de Alemania.
Solo hay ancianos

Salvo una familia, todos los habitantes son ancianos. “Estoy jubilado, mi vecino está jubilado, ellos también, los dos están jubilados”, enumera Urbanek, señalando a una pareja al otro lado de la calle.

La salida a subasta quizá pueda suponer una oportunidad para Alwine, pues ningún municipio de los alrededores está dispuesto a invertir, y los habitantes no tienen suficiente dinero como para sufragar los enormes costes necesarios para su supervivencia.

“Los residentes de regiones económicamente infradesarrolladas se sienten abandonados a su suerte”, subraya Andreas Claus, alcalde independiente de la ciudad de Ubigau-Wahrenbruck, de la que depende la aldea.

Andreas Claus ,alcalde del municipio de Uebigau-Wahrenbrueck caminaba por una calle de la aldea de Alwine, en el este de Alemania.
Andreas Claus ,alcalde del municipio de Uebigau-Wahrenbrueck caminaba por una calle de la aldea de Alwine, en el este de Alemania.

En la actualidad, en el este del país, la prosperidad del oeste sigue estando lejos de alcanzarse, tanto en materia de salarios como de pensiones.

Un desencanto que explica, en parte, el éxito del partido de ultraderecha Alternativa por Alemania (AfD) en las legislativas del 24 de setiembre.En Ubigau-Wahrenbruck, el AfD recabó el 22,9% de los votos, casi el doble de la tasa nacional.

El sábado, los habitantes de Alwine sabrán si tienen o no un nuevo propietario. Pero aún habrá que esperar para saber si les beneficiará o no, insiste Claus. “Lo que preocupa es que no pase nada”.

Etiquetado como: