Hoy se busca que el trabajador se mueva de un lugar a otro, sin espacios asignados.

 21 abril, 2016
Los espacios abiertos promueven la colaboración e interacción entre los trabajadores. En algunos casos, también contienen zonas de trabajo más privadas.
Los espacios abiertos promueven la colaboración e interacción entre los trabajadores. En algunos casos, también contienen zonas de trabajo más privadas.

Ni oficinas totalmente abiertas que puedan generar desconcentración, ni los clásicos cubículos y módulos cerrados, aislados del entorno.

Hoy, las grandes empresas están volcándose hacia el diseño de oficinas balanceadas, con espacios abiertos que incluyan sitios privados, y que sean más flexibles e interactivas para los trabajadores.

Se procura alcanzar un diseño diferenciado, innovador, en el que predomine el bienestar del colaborador, con zonas para su recreación y su disfrute.

“Vemos una tendencia hacia los espacios no asignados (conocidos como free address), donde el trabajador se mueve de un lugar a otro, sin necesidad de personalizar un sitio con fotos de su familia y un almanaque. La tecnología permite que podamos apropiarnos de cualquier espacio para hacer nuestro trabajo”, explicó la arquitecta Jessica García, especialista en espacios de trabajo de la firma Gensler.

Hace algunos años, era más común el empleo de cubículos. Generalmente, estos se separaban según la especialización de la unidad de trabajo, sin que hubiese una integración de toda la empresa.

El entorno laboral también estaba marcado por el uso de oficinas cerradas, especialmente para quienes ocupaban cargos de jefatura.

Oficinas abiertas

Aunque los aposentos cerrados y los cubículos aún se usan, se ha ido migrando hacia el uso de oficinas más abiertas que integran a todos los trabajadores, incluidos a los mismos jefes o líderes de la compañía.

De acuerdo con un artículo de la revista The New Yorker, la oficina abierta fue ideada por un equipo de Hamburgo (Alemania) en la década de 1950 para facilitar la comunicación y el fluir de las ideas.

Según la arquitecta García, actualmente este tipo de espacios son la norma, y su objetivo es promover la colaboración y la conexión entre los trabajadores.

Si se diseñan adecuadamente, pueden tener mucho éxito. Antes de concebirse, se debe tomar en cuenta quiénes los emplearán, si su tipo de trabajo va de acuerdo con esa clase de oficina, y cómo es la cultura de la empresa.

Es necesario que en las oficinas abiertas haya áreas de reunión, de esparcimiento y de colaboración, tanto formales como informales.

Las oficinas de Google, en Bogotá (Colombia), son abiertas, pero también tienen áreas más personalizadas y de recreación.
Las oficinas de Google, en Bogotá (Colombia), son abiertas, pero también tienen áreas más personalizadas y de recreación.

La clave está en el balance

El modelo de oficina abierta también ha tenido detractores porque genera desconcentración y escasa privacidad para trabajar. Ante esta problemática, la especialista de Gensler sugiere desarrollar espacios balanceados.

“Las compañías más exitosas son las que logran un equilibrio entre los espacios de colaboración y de concentración, pero que además les permiten a sus trabajadores la flexibilidad para escoger adónde quieren trabajar, según sus necesidades”, afirmó.

Las oficinas de Google en Colombia cuentan con espacios de recreación como esta sala de 'ping-pong'.
Las oficinas de Google en Colombia cuentan con espacios de recreación como esta sala de 'ping-pong'.

El caso de Google

El gigante tecnológico se caracteriza por tener oficinas abiertas que cuentan, a su vez, con zonas privadas y de recreación para sus trabajadores.

Susana Pabón, gerente de Comunicación y Relaciones Públicas de Google para Colombia y Centroamérica, explicó que cada vez que la empresa quiere abrir una sede en el mundo se deben seguir ciertos lineamientos, establecidos desde California (donde se encuentran las oficinas centrales).

Por ejemplo, los centros de trabajo deben contar con comedor, espacios para actividades sociales y un salón de juegos.

En general, cada sede posee una temática de diseño, que varía según el país, y en algunos casos se toma en cuenta el criterio de los colaboradores sobre este aspecto.

El diseño de Google Colombia se basa en las bellezas naturales de este país y fue sugerido por los propios trabajadores. El primer piso es verde y hace alusión a las montañas y valles. Otra área se concentra en los mares y lagos, y las salas de reunión tienen un nombre asociado a una reserva natural del país.

Pabón aseguró que el diseño de Google siempre apunta hacia la innovación, busca eliminar jerarquías, y el empleado tiene la posibilidad de escoger el espacio de trabajo donde se sienta más cómodo.

La sede de Colombia fue inaugurada en junio de 2013 y en ella laboran 65 personas. El sitio tiene una sala de juegos con mesa de billar y de ping-pong, sala de videojuegos, terrazas con sofás, auditorio para eventos y hasta una sala de masajes donde también se hacen manicures.

De igual forma, hay un gimnasio y bicicletas, que los colaboradores pueden usar para ir a sus reuniones o para transportarse hasta su casa.

El trabajador decide en qué momento usa los espacios, no hay horas establecidas, pues se le evalúa por resultados u objetivos.

“Muchas veces, ahí es donde se generan las ideas innovadoras, y a eso no hay que ponerle ni hora ni fecha en el calendario”, concluyó Pabón.

Etiquetado como: