El chileno Alejandro Aravena es un destacado exponente de la arquitectura social y sostenible.

 6 abril, 2016
Las Torres Siamesas, de la Universidad Católica de Chile, fueron diseñadas por Alejandro Aravena.
Las Torres Siamesas, de la Universidad Católica de Chile, fueron diseñadas por Alejandro Aravena.

Alejandro Aravena Mori, el arquitecto chileno que recibió este lunes el reconocido galardón de arquitectura Pritzker, habilitó en la web sus diseños para que sean empleados por los gobiernos en la construcción de viviendas sociales y en favor de personas refugiadas.

“Ahí los tienen. Los archivos y planos. Una razón menos por la que decir que no es posible”, manifestó en una conferencia de prensa tras aceptar el premio en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.

A lo largo de su carrera, Aravena se ha dedicado a desarrollar soluciones de vivienda para las personas más necesitadas y es defensor de la arquitectura sostenible, una de las tendencias predominantes hoy en el campo del diseño de inmuebles.

“Un edificio sostenible y adaptado al entorno lo disfrutan familias durante generaciones y también trae beneficios al conjunto de la ciudad”, subrayó.

Alejandro Aravena participó en la reconstrucción de la ciudad de Constitución, en Chile, tras el terremoto y el tsunami de 2010.
Alejandro Aravena participó en la reconstrucción de la ciudad de Constitución, en Chile, tras el terremoto y el tsunami de 2010.

El diseñador advirtió que únicamente por medio de una construcción sostenible se pueden enfrentar obstáculos como la existencia de 1.000 millones de personas en el orbe que habitan sitios urbanos en condiciones de miseria.

“La arquitectura es capaz de aportar el valor añadido de la síntesis a problemáticas muy complejas, como la vivienda o la inmigración”, agregó.

Una de las huellas que distinguen su trabajo tiene que ver con la edificación de “viviendas expansibles” de índole social. Estas se diseñan de manera que exista la posibilidad de que se vayan ampliando con el paso del tiempo y a medida que mejoran las condiciones económicas de sus propietarios.

Además, el ganador del llamado "Nobel de la arquitectura" aboga por que se tome en cuenta la voz de la comunidad en la gestión de los planes inmobiliarios.

La arquitectura como herramienta de cambio social

Aravena ha participado en la reconstrucción de edificaciones devastadas por siniestros naturales, como el terremoto y el tsunami acaecidos en su natal Chile el 27 de febrero de 2010. Los desastres cobraron la vida de 525 personas y dejaron miles de damnificados.

El arquitecto tomó parte en el levantamiento de edificios públicos en la ciudad de Constitución (región centro-sur de Chile), que quedó muy golpeada tras la tragedia.

Su responsabilidad social y su pasión por ayudar a las comunidades en pobreza fueron parte de las razones por las que fue premiado.

Trayectoria

Desde 2001, el arquitecto dirige Elemental, firma que se dedica al desarrollo de iniciativas de interés público e incidencia social, como la construcción de viviendas y la transformación del espacio público, y también aborda temas de infraestructura y transporte.

Según el sitio web de la empresa, Aravena se graduó de la Pontificia Universidad Católica de Chile en 1992 y fue profesor visitante de la Universidad de Harvard desde 2000 hasta 2005.

Pero su trabajo va más allá del ámbito comunitario, ya que ha diseñado proyectos inmobiliarios como la Facultad de Matemáticas de la Universidad Católica de Chile; las Torres Siamesas de ese mismo centro de estudios; el Colegio Huelquén Montessori, en Chile; la Residencia para la Universidad St. Edward’s (Austin, Texas, Estados Unidos), entre otras edificaciones.

En 2004, el chileno visitó Costa Rica y realizó una ponencia en la que dio a conocer su diseño de silla, denominada Chairless. Esta consiste en una banda textil de 85 centímetros y 85 gramos que bordea el cuerpo y permite sentarse sin necesidad de asiento ni respaldar. El objeto es parte de la colección del Museo de Diseño Vitra, en Alemania.

Otros iberoamericanos que han recibido el Premio Pritzker son el mexicano Luis Barragán (1980) y los brasileños Oscar Niemeyer (1988) y Paulo Mendes da Rocha (2006).

En 2004, también lo obtuvo la prestigiosa arquitecta iraquí Zaha Hadid, primera mujer a la que se le otorgó este reconocimiento.