Niels Hoegel, de 41 años, cometió la mayoría de los asesinatos utilizando sobredosis de medicamentos inyectadas

Por: Agencia AFP 10 noviembre

Berlín. Un enfermero alemán, Niels Hoegel, ya condenado por asesinato y tentativa de asesinato, es ahora sospechoso de haber provocado 106 muertes, anunciaron fuentes que investigan el caso, único en la historia judicial alemana.

El saldo podría incluso aumentar, porque todavía se están llevando a cabo análisis toxicológicos para otros cinco casos en Alemania, precisaron además la fiscalía y la policía de Oldenburgo (norte) en un comunicado conjunto.

Niels Hoegel fue descubierto en el 2005 cuando una colega lo descubrió. AP
Niels Hoegel fue descubierto en el 2005 cuando una colega lo descubrió. AP

Asimismo, un portavoz de la fiscalía precisó a la AFP que una “exhumación había sido solicitada a las autoridades turcas en tres casos”. Estas personas, fallecidas en Alemania, fueron enterradas en Turquía.

“Una acusación por parte de la fiscalía contra Niels (Hoegel) podría seguramente tener lugar a principios del año que viene”, según el comunicado.

A finales de agosto, los investigadores anunciaron que este enfermero, condenado a cadena perpetua en 2015, era sospechoso de haber matado a al menos 90 pacientes, y quizás el doble.

El jefe de la investigación, Arne Schmidt, consideró este caso ”único en la historia de la República Federal”.

Es “horroroso, sobrepasa lo imaginable” añadió Johann Kühme, jefe policial de Oldenbourg. Niels Hoegel, de 41 años, cometió la mayoría de los asesinatos utilizando sobredosis de medicamentos inyectadas mientras los pacientes estaban en reanimación, principalmente en dos hospitales, en Delmenhorst y Oldenburgo.

Trabajó en estos dos centros médicos entre 1999 y 2005. No tenía “preferencias” de edad o de sexo para escoger a sus víctimas sino que “prefería a los pacientes que se hallaban en un estado muy crítico”, explicó Schmidt.

El enfermero ya había sido condenado en 2015 a cadena perpetua por dos asesinatos y cuatro tentativas, en las que los pacientes acabaron falleciendo.

Niels Hoegel fue descubierto en el 2005 cuando una colega lo descubrió. AP
Niels Hoegel fue descubierto en el 2005 cuando una colega lo descubrió. AP

El caso estalló en 2005, cuando Hoegel fue sorprendido por una colega dando una inyección que no estaba prevista a un paciente en la clínica de Delmenhorst, lo que le valió en 2008 su primera condena por intento de asesinato.

Según las declaraciones del enfermero, lo hacía para demostrar que era capaz de reanimar a un paciente al borde de la muerte. Su único motivo: “el aburrimiento”.“No llega a acordarse de cada caso. Pero en más de 30 casos se acordaba de pacientes y de su comportamiento” explicó en agosto pasado la jefa fiscal de Oldenburg, Daniela Schiereck-Bohlemann.

El caso demuestra también los errores de control en las dos clínicas en las que el enfermero trabajó. Aunque las muertes de los pacientes ocurrían a menudo cuando Niels Hoegel estaba de servicio, ningún mecanismo interno de alerta se activó.

En Alemania han ocurrido casos semejantes en etapas recientes.

En 2006 Stephan Letter, otro enfermero, fue condenado a cadena perpetua tras haber matado a 28 enfermos en Baviera (sur). Un año antes una enfermera del prestigioso Hospital de la Caridad, en Berlín, también fue condenada a cadena perpetua tras suministrar sobredosis a cinco pacientes.